¡No te pierdas nuestro contenido!

El 19 de enero de 2013 es una fecha que muchos tenemos ya marcada en el calendario porque es el día en el que Kim Dotcom abrirá las puertas de su nuevo proyecto: Mega, el sistema de almacenamiento en la nube que viene a cubrir el hueco que dejó Megaupload y que viene con la promesa de revolucionar la red ofreciéndonos, por ejemplo, la posibilidad de cifrar nuestros archivos. Dotcom, a través de Twitter, suele compartir alguna que otra "píldora" sobre las prestaciones de Mega y, en esta ocasión, ha decidido compartir algunos detalles sobre la infraestructura de almacenamiento que soportará el servicio.

A través de Twitter, Kim Dotcom ha compartido una fotografía de uno de los racks que forman parte de la infraestructura de Mega y, por lo que podemos ver, Mega no va a tener problemas de espacio puesto que cada uno de los armarios es capaz de alojar la friolera de 720 TB de información (aunque Dotcom bromea con el hecho de que, cada día, se llenará uno de estos armarios).

¿720 TB de información por día? Quizás pueda parecer una exageración pero cuando el FBI "apagó" Megaupload se hicieron con los 1.025 servidores (que sumaban unos 25.000 TB de capacidad de almacenamiento) que Dotcom tenía en la empresa de hosting Carpethia; por tanto, suponer que las necesidades de almacenamiento de Mega van a ser grandes, desde luego, es una previsión más que lógica.

Uno de los puntos sobre los que se apoya el nuevo Mega, tal y como adelantó Dotcom en su día, es que la arquitectura del servicio será distribuida (al igual que ocurre con The Pirate Bay) y, por tanto, Mega estará sustentado por un número de partners que pondrán a disposición del servicio su infraestructura para montar una infraestructura en la nube que este dispersa por centros de datos de todo el mundo (haciendo mucho más difícil la interrupción del servicio y aumentando la tolerancia a fallos, incidencias o incursiones del FBI). Lógicamente, otra de las ventajas de la replicación de la infraestructura y su dispersión geográfica es que, desde el punto de vista de los usuarios, también se puede mejorar mucho la velocidad de acceso al servicio (algo que, por ejemplo, hacen grandes compañías como Google al dispersar geográficamente sus centros de datos).

Entre las imágenes de la plataforma y toda esta información que Dotcom está dosificando a través de sus tweets tengo bastantes ganas de que llegue el 19 de enero y podamos echar, por fin, un vistazo al nuevo Mega.