¡No te pierdas nuestro contenido!

En un tiempo de engaño universal decir la verdad es un acto revolucionario.

Contundente y, en tiempos como los que nos ha tocado vivir, necesaria frase de Eric Arthur Blair, novelista, ensayista y periodista británico conocido mundialmente como George Orwell, su seudónimo literario. Responsable de dos novelas capitales para entender la literatura moderna como son Rebelión en la Granja y 1984. Un escritor con una visión del futuro tan negra como fascinante, que habló del peligro del Gran Hermano o de la terrorífica Policía del Pensamiento declarándose en guerra abierta contra el totalitarismo que medraba en la Europa continental y el imperialismo británico que tan bien conocía. Nacido en 1903, falleció a las 47 años en Londres, demasiado pronto, sin embargo dejó tras de sí un fantástico legado literario que ha perdurado y trascendido el tiempo.

No existen grabaciones de vídeo de Orwell tampoco tenemos grabaciones de su voz - y eso es extraño teniendo en cuenta que trabajó para la BBC como locutor- pero si que tenemos fotografías suyas. Gracias al documental George Orwell: A Life in Pictures, ganador del premio Emmy al mejor documental, podemos hacernos una idea de como era la vida del autor. El docudrama recrea la vida de Orwell a través de fragmentos de películas imaginarias, de documentales que en su momento se podrían haber realizado sobre su persona y tirando de archivo. Chris Langham interpreta al escritor de manera sobresaliente dotándolo de una cercanía muy humana y de una inteligencia que se adivina tras su media sonrisa.

Personalmente adoro la obra de George Orwell, es uno de mis escritores predilectos y ya he perdido la cuenta de cuantas veces he leído 1984, obra imprescindible a la que siempre debemos volver. El documental arroja luz sobre la figura de tan insigne literato y es altamente recomendable para aquellos que hayan leído las obras del inglés. Os aconsejo que leáis además, de sus varias novelas y los volúmenes de memorias, los ensayos que produjo a lo largo de su vida. No tienen desperdicio y son una lectura de lo más amena y didáctica.

Disfrutad del documental, ya me diréis que os parece. Y recordad:

Big Brother is watching you