¡No te pierdas nuestro contenido!

Una de las grandes decepciones de finales de 2011 fue el lanzamiento de Gmail para iOS, una aplicación bastante esperada por los usuarios de los dispositivos iOS y que, viniendo de quien venía, se esperaba poder disfrutar de las facilidades y funcionalidades que han hecho de Gmail uno de los mejores servicios de correo del panorama actual. Sin embargo, tras su lanzamiento, retirada y posterior relanzamiento, la aplicación resultó un fiasco y, por tanto, un borrón en el magnífico expediente de Google. Un año después de su lanzamiento, Google vuelve a la carga y ha desplegado toda su artillería en la versión 2.0 de Gmail que, desde ya, podemos encontrar disponible en la App Store.

gmail ios 2 1

La versión 2.0 de Gmail para iOS llega completamente renovada y con un buen número de mejoras y nuevas funcionalidades, algunas de ellas ya soportadas por otras versiones de Gmail (incluyendo la descatalogada versión para dispositivos BlackBerry). La aplicación, que en cierta medida tiene un aire a Sparrow (que Google compró este pasado verano), nos ofrece la posibilidad de configurar múltiples cuenta de Gmail y revisar todos estos buzones desde la misma aplicación (un detalle que sí podíamos hacer en Android y que, por ejemplo, nos permite configurar cuentas de Gmail y cuentas de Google Apps), realizar búsquedas predictivas que van cambiando los resultados mientras vamos escribiendo (al más puro estilo Google Instant) o el scroll infinito con el que ir cargando los mensajes de nuestro inbox conforme vamos bajando en la pila de mensajes acumulados.

gmail ios 2 2

Como es de esperar, la aplicación permite interactuar con otros servicios de Google y, por ejemplo, podremos interactuar con los eventos de Google Calendar que nos lleguen (invitaciones de reunión, por ejemplo) o, incluso, comentar publicaciones realizadas en Google+.

Gmail 2.0 para iOS se ve bastante bien y, aparentemente, parece que llega con la idea de reconciliarse con los usuarios de iPad e iPhone decepcionados con esa primera versión que no llegaba, ni de lejos, a ofrecer al usuario todo el abanico de funcionalidades disponibles en Gmail y que, para nada, casaba con el nivel de expectativas que uno pudiera tener al probar un producto que llega de la mano de los de Mountain View.