¡No te pierdas nuestro contenido!

Un equipo de científicos ha descubierto recientemente que los gusanos de harina, los Tenebrio molitor, y los gusanos rey (Zophobas morio), podrían ser el sustento alimenticio del futuro con un potencial para reemplazar a la carne o el pollo como fuente de proteínas en la Tierra.

Receta con gusanos

El estudio, publicado en PLoS ONE, indica que consumir gusanos de harina y larvas de gusano rey son una clara alternativa ecológica a los animales de granja. La razón: requieren de una menor cantidad de terreno y produce menos gases de efecto invernadero por kilogramo de proteína producida.

Para ello, los investigadores compararon el impacto medioambiental de la producción de carne y la de gusanos usando tres parámetros: el uso del suelo, las necesidades de energía y las emisiones de gases de efecto invernadero. El resultado fue que los gusanos producían más proteínas comestibles que las granjas tradicionales de pollo, carne de cerdo, carne de vaca o leche, para la misma cantidad de tierra utilizada.

Según los científicos de la Universidad de Wageningen, más de dos tercios de las tierras agrícolas del mundo se están utilizando como casa, cría y alimento para animales. Un proceso que también sería el responsable de aproximadamente el 15% de los gases de efecto invernadero peligrosos producidos por los seres humanos.

Muchos científicos indican que el mundo necesita "comer" más plantas con el fin de luchar contra la carne cruda y los efectos sobre el medio ambiente. El nuevo estudio sugiere que comer insectos podría ser una buena manera de obtener proteínas de origen animal, evitando los efectos de desarrollo de la ganadería.

Y no sería la primera vez. Aunque la mayoría asociamos a los gusanos como fuente de alimento para reptiles, peces o aves, lo cierto es que el insecto está disponible para el consumo humano liofilizado, enlatado o vivo. Existen recetas para cocinar ciertos insectos como alimento alto en proteínas.

Para el estudio, los gusanos fueron tratados con una dieta de de zanahorias y granos mixtos y se mantuvieron en un ambiente de clima controlado. El resultado del estudio demostró que los insectos eran una fuente más sostenible de proteínas que el pollo, la leche, la carne de cerdo o vaca. Según los investigadores, la producción de un kilogramo de proteína de los gusanos tomó menos de una décima parte de la tierra que se necesita para hacer lo mismo con la carne vacuna. Además, los gusanos de harina crearon sólo 2,7 kilogramos de dióxido de carbono, un gas de efecto invernadero. Según los científicos:

Dado que la población de nuestro planeta sigue creciendo, y la cantidad de tierra en la tierra es limitada, se necesita un sistema más eficiente y más sostenible de la producción de alimentos. Ahora, por primera vez, se ha demostrado que los gusanos de harina, y posiblemente otros insectos comestibles, pueden ayudar en la consecución de dicho sistema. Nuevas mejoras del sistema de producción en el gusano de harina, la selección de la automatización, la optimización de alimentación o la cepa genética se espera que aumente la productividad y disminuya el impacto ambiental.

Un estudio que sigue la estela del estudio del 2010. Un informe de los científicos de la Universidad de Wageningen que indicaba que cinco especies diferentes de insectos eran muchos más respetuosos con el medio ambiente que la cría de carnes convencionales.