Según cuentan desde el New York Times, meses antes de que Facebook anunciara que Instagram aceptaba su oferta de compra por mil millones de dólares (finalmente fueron 715 millones en septiembre), Kevin Systrom, CEO de la aplicación de fotografía, habría acordado verbalmente vender Instagram a Twitter por 525 millones de dólares en el mes de marzo.

Instagram

La noticia podría pasar por una simple anécdota si no fuera por el que el propio Systrom habría negado ante los reguladores de California que existiera alguna otra oferta a parte de la de Facebook. Una noticia que podría reportar problemas legales tanto a Facebook como a Instagram si se demuestra la "formalidad" de la oferta a Twitter, quienes no obtuvieron una posibilidad de contraoferta.

Tal y como la mayoría saben, poco antes del mes de mayo, cuando se lanzó la oferta pública de Facebook por Instagram, Mark Zuckerberg empujó por ese acuerdo definitivo en efectivo y acciones. Una transacción que se cerró en el mes de septiembre por 715 millones de dólares, reflejando la caída de las acciones de Facebook desde la oferta inicial de mil millones.

Según cuenta el diario, durante las negociaciones con Instagram los ejecutivos de Twitter llegaron a terminar una hoja de términos que establecía las condiciones de la transacción propuesta por 525 millones de dólares. Una operación que finalmente no se cerró y que el propio Systrom negó a finales de agosto.

Esa mañana, ante los reguladores de California, hizo un juramento antes de testificar en la audiencia que pretendía determinar si la adquisición de Facebook era la mejor oferta para los inversores de Instagram. Ante la pregunta de si su compañía había recibido alguna otra oferta además de la de Facebook, Systrom diría que:

No, nunca hemos recibido ninguna oferta. Instagram había hablado con otros, pero nunca recibió ninguna oferta formal de nadie más.

Los abogados de los reguladores estatales volvieron a preguntarle si antes de las negociaciones recibió una oferta de inversión, a lo que Systrom repitió que:

Nunca recibimos ninguna oferta formales u hojas plazo. No.

Según el diario, los relatos conseguidos de personas cercanas a Twitter y Facebook junto a un conjunto de documentos que tienen en su poder ponen en entredicho las palabras del CEO de Instagram. Un acuerdo verbal con Twitter que finalmente fue rechazado por la aplicación de fotografía alegando que preferían "seguir siendo independientes". Tres semanas más tarde Twitter y el resto del mundo se enteraban que Facebook la adquiría.

Las fuentes consultadas hablan de la sorpresa de los ejecutivos de Twitter, quienes no entendieron que no se les diera posibilidad de contraoferta ya que estaban dispuestos a elevarla.

Sea como fuere, si se demuestra que existió esa oferta formal a Twitter, Facebook e Instagram podrían tener problemas legales. El testimonio de Systrom conlleva riesgos de perjurio o riesgo de fraude, ya que Twitter no recibió oportunidad de proporcionar una contraoferta de venta libre. Además, los inversionistas de Instagram podrían haber perdido la oportunidad de hacer más dinero con la adquisición.

Según el diario, hasta el momento ni Twitter ni Facebook han querido responder a la nota.