El iPad mini que recibimos para revisión en su momento era una versión solo Wi-Fi. El motivo es que durante las primeras semanas del lanzamiento del nuevo modelo de la tablet, no estaban disponibles las versiones con conectividad 3G+LTE. Estos días ya están a la venta, hemos recibido una unidad de prueba y nos fuimos a la calle a medir el desempeño con redes celulares de este iPad mini 3G.

En su momento, cuando escribí mi análisis del iPhone 5, quedé gratamente sorprendido con las velocidades que se podían alcanzar en redes 3G, al menos en España. Considerando que el promedio de velocidad del LTE en Estados Unidos es de unos 30 megas por segundo, los 18 megas que alcancé en el iPhone 5 (sin estar en una red LTE) me dejó bastante satisfecho.

Cuando analizamos el iPad mini nos quedamos con las ganas de saber el desempeño en redes 3G del dispositivo. ¿Por qué? sobre todo porque el modelo A1454 comparte el mismo componente que el iPhone 5, el cual le permite conectarse a redes UMTS, HSPA y DC-HSDPA en los 850, 900, 1.900 y 2.100 MHz.

¿El iPad mini 3G, al ser un dispositivo más grande, aunque con un chip más lento que el iPhone 5, alcanzaría las mismas velocidades, mayores, menores? La respuesta nos ha sorprendido bastante.

iPad mini 3G

La app Speedtest.net de iPhone a 2x en el iPad mini a falta de una mejor app para medir velocidad de conexión

En el centro de Madrid, durante la tarde, en zonas bastante transitadas, conectados a la red Movistar logramos alcanzar, sin problema alguno y de manera repetida velocidades de 21 megas por segundo de bajada y un poco más de 3 de subida. El tan solo pensar que tengo acceso a esas velocidades en un iPad, en cualquier lugar, sin conectarme al Wi-Fi es bastante emocionante. Sobre todo si consideramos que es dos veces el promedio de velocidad del ADSL en España y tres o más veces que el promedio latinoamericano.

Las grandes operadoras móviles están empezando a desplegar DC-HSDPA en varios países tanto en Latinoamérica como en España, lo cual permite a los dispositivos conectarse a dos canales de dato simultáneamente. En teoría se llegaría a velocidades de 42 megas por segundo. El iPad mini 3G ya soporta ese protocolo, sería cuestión de tiempo para alcanzar esas velocidades en el dispositivo.

Y por mera curiosidad, ¿cuáles son las velocidades máximas de un iPad mini en una red Wi-Fi 802.11n? También sorprende. En una red con fibra óptica alcanzamos, sin problemas 65 megas por segundo de bajada y 10,45 megas de subida. Sorprendente sin duda alguna.

iPad mini 3G

La app Speedtest de iPhone a 2x en el iPad mini a falta de una mejor app para medir velocidad de conexión. En este caso probamos en una red Wi-Fi conectada a internet por medio de fibra óptica

A medida que usamos más herramientas de trabajo 100% móviles, la importancia de las velocidades de conexión máxima aumentan, de tal forma que tengamos acceso a nuestros datos e información lo más inmediato posible y el trabajo en la nube se acerque a una realidad y no a un futuro próximo.