¡No te pierdas nuestro contenido!

Estos días está teniendo lugar la convención de ITU (International Telecommunications Union), una cumbre donde la organización buscaba un consenso con la idea de que los gobiernos tuvieran un mayor control sobre Internet. ITU trataba de hacer valer su poder como estructura mundial en la que giran los operadores de telecomunicaciones en el mundo. Una regulación que ha dado marcha atrás desde hace unas horas. Rusia y China, sus principales valedores, han retirado la propuesta.

ITU

La coalición liderada por ambos países parece haber escuchado las numerosas protestas desde diferentes sectores, entre ellos de Google o del Parlamento Europeo, quién llegó a aprobar una resolución contra el intento de censurar la red.

Y es que las negociaciones sobre este tratado marcaban el esfuerzo más grande de los gobiernos hasta la fecha por ponerse de acuerdo sobre cómo, o si es necesario, regular el ciberespacio.

Ante la idea han sido numerosas las críticas. La mayoría de países occidentales se han opuesto a un nuevo tratado mundial. Estados Unidos, Canadá, Europa y otros tantos actores de primer nivel han intentado dar a entender que no se puede limitar el alcance de la red a través de los gobiernos.

Una idea que se oponía a la de Rusia, China y muchos países árabes, que pretendían obtener un mayor poder gubernamental sobe la red presionando para ampliar el tratado más allá de los operadores de telecomunicaciones.

Los representantes de unos 150 países, miembros de la International Telecommunication Union (ITU), han estado negociando el nuevo tratado durante los últimos días en la convención en Dubai, un tratado que fue revisado por última vez en 1988, antes de la llegada de la World Wide Web.

La propuesta liderada por Rusia podría haber permitido a los países el bloqueo de sitios de Internet o incluso tomar el control de la asignación de direcciones actualmente supervisada por la ICANN.

Un portavoz de ITU ha declarado que el plan ya se ha desechado y que Rusia y China finalmente han dado marcha atrás a la propuesta. Aún así no está del todo muerta. Terry Kramer embajador de Estados Unidos en la convención, ha declarado que:

Damos la bienvenida a la decisión de retirar el plan que dirigía Rusia, pero estos temas seguirán encima de la mesa de discusión de otras formas durante el resto de la conferencia.

La propuesta de Rusia finalmente abortada estaba "aprobada" por China, Arabia Saudita, Argelia, Sudán y los Emiratos Árabes, quienes han insistido en que el documento se volvería a tratar de otra forma. Según un delegado occidental que ha hablado para la agencia de noticias:

El documento puede llegar hasta el último momento. Hay un montón de propuestas similares, por lo que no creo que esto represente una conclusión y podría ser sólo una maniobra.

ITU por lo general toma las decisiones por consenso, pero aún así, si entre las partes no se llega a un acuerdo, podría existir una votación final en la que Estados Unidos y sus aliados se encuentren en minoría.

Hasta el viernes de esta semana seguirá estando en el aire la idea de una Internet regulada por los gobiernos. Estados Unidos y la mayoría de los países occidentales lo tienen claro. La red no ha repercutido sobre los gobiernos y no se debe tratar de regular y permitir a los gobiernos socavar la libertad de expresión, reducir el anonimato online o censurar los contenidos de Internet.