Del 3 al 12 de diciembre, Auckland recibe a los 11 miembros del Acuerdo de Asociación Transpacífica (TPP) para la décimo quinta ronda de negociaciones. Como en las convenciones pasadas, las manifestaciones contra el acuerdo no se han hecho esperar, debido a la alta confidencialidad con la que se realizan las sesiones. De hecho, los stakeholders (partes interesadas, como expertos, asociaciones y ONGs) tendrán acceso limitado al recinto, tanto en fechas como horarios.

La ronda de Auckland es la número 15 y representa la primera a la que acuden México y Canadá como miembros. Los otros nueve países que conforman el bloque son Estados Unidos, Australia, Chile, Malasia, Vietnam, Brunei, Perú, Nueva Zelanda y Singapur.

El rechazo por TPP se ha hecho evidente desde distintos frentes, comenzando por las críticas por parte de especialistas en propiedad intelectual. Por ejemplo, recién ha salido a la luz que el acuerdo prohibiría los subsidios a producciones fílmicas -como ocurre, por ejemplo, con The Hobbit-, ya que el texto actual no permitiría que existieran incentivos gubernamentales a industrias locales. Esto aplicaría también al resto de los países suscritos.

El tema de los subsidios no preocupa sólo la industria cinematográfica. Igualmente, los agricultores están preocupados por el esquema que propone TPP, el cual eliminaría buena parte de los apoyos al campo. Otra de las cuestiones que incomodan a la población es la posibilidad de que las empresas transnacionales puedan ejercer una demanda contra un Estado-nación en una corte internacional, equiparando el poder de una compañía con el de un país.

En el tema farmacéutico, las patentes son otra de las problemáticas que se abordan, pues la extensión de la duración amenaza el sistema de salud pública en muchos países, encareciendo y limitando el acceso a medicamentos genéricos. En respuesta a los cuestionamientos, las industrias de Nueva Zelanda han lanzado una campaña de relaciones públicas para combatir el "miedo" de la población.

¿Qué es lo que está en riesgo en Nueva Zelanda? El siguiente vídeo explica algunos de los puntos que están en el centro del debate y que, por supuesto, no son preocupaciones exclusivas del país oceánico, sino de todos los involucrados: