¡No te pierdas nuestro contenido!

A través de diversas fuentes de empresas dedicadas al análisis de datos se determina que Microsoft está en serios problemas, la adopción de Windows 8 es mucho más lenta de lo esperado. Al día de hoy, la cuota de mercado del nuevo sistema operativo no pasa del 2% y se encuentra por debajo de Windows Vista, la versión que más problemas le ha dado a la compañía de Redmond.

Del 26 de octubre a la fecha Windows 8 solo ha conseguido el 1.72% de usuarios, una cifra alarmante ya que en comparación con el lanzamiento Windows Vista en el mismo periodo tiempo, el sistema operativo lograba un poco más del 2%. En comparación con Windows 7, la diferencia es abismal ya que desde su lanzamiento, ya contaba con un 2.21% en comparación con el 0.38% que obtuvo Windows 8 durante sus primeros meses. Las estadísticas al día de hoy continúan posicionando a Windows 7 como el sistema operativo más instalado, seguido del veterano Windows XP y Mac OS X.

Datos extraídos de Netmarketshare

Las ventas de PC cayeron drásticamente durante el periodo de compras navideñas. ¿Los motivos? los problemas de adopción en Windows 8 que podríamos enlistarlos de la siguiente manera:

  • La curva de aprendizaje de Windows 8 es alta.
  • Resistencia al cambio de los usuarios.
  • Problemas de usabilidad.
  • La insistencia de convertir una PC en una tablet.
  • La confusión que genera la versión RT y Pro ante los usuarios sin conocimientos.

A pesar de que Microsoft ha declarado que ya vendieron 40 millones de licencias de Windows 8, es seguro que éstas aún se encuentran en manos de los fabricantes, la fecha elegida por Microsoft para lanzar el nuevo sistema operativo fue la ideal pero no contaban con que el mercado cambia de manera drástica y ahora tendrán que trabajar nuevamente para resolver todos los problemas de interfaz y usabilidad para hacer el sistema operativo más atractivo para los usuarios y ganar más terreno en el mercado.

Los datos de las compras navideñas aún no se registran pero sería una cifra imposible la que necesitaría Microsoft para lograr sustituir por completo las instalaciones de Windows Vista, Windows 7 y Windows XP. Parece que tendremos que esperar a la próxima versión que llevaría tentativamente el nombre de Windows Blue para que los de Redmond logren componer todos los errores que cometieron con Windows 8.