Aunque con la llegada de la estación invernal aumentan los casos de gripe, durante mucho tiempo los científicos han tenido dificultades para entender que relación guarda la gripe en invierno con el frío. El aumento de la gripe invernal no sólo es debido al frío que experimentamos en el exterior, según la profesora Linsey C. Marr, su aparición es también debido a las condiciones que se producen en el interior.

Gripe en invierno

Los científicos habían estudiado el vínculo entre el virus de la gripe y la humedad del aire, aunque la mayoría con resultados que no eran definitivos. A finales del año pasado se publicó un estudio llevado a cabo por varios investigadores, un trabajo donde se descubrió que la gripe y su transmisión estaban íntimamente relacionadas con los niveles de humedad, alcanzando su punto máximo en invierno en regiones templadas como Europa, cuando la humedad es baja. En cambio, en las regiones tropicales el virus hacía su aparición en la temporada de lluvias.

Lo que hicieron fue medir la tasa de supervivencia de la gripe A en varios niveles de humedad en el aire, una investigación que indicó que el virus es más común en invierno porque la viabilidad de la gripe en el moco crece cuando la humedad relativa es inferior al 50%, similar a las condiciones que se encuentran en el interior de un edificio "muy caliente". Aún así, los investigadores explicaron que la gripe también aumentó cuando la humedad estaba cercana al 100%.

Lo que hicieron Marr y sus colegas fue añadir virus de la gripe en gotas de fluido respiratorio simulado y en moco humano real. Luego llevaron a cabo mediciones para observar la fracción que sobrevivía a humedades relativas altas, medias y bajas. Según Marr:

El virus es feliz si la gota de moco se vapora por completo y flota en el ambiente. También parece que se mantiene bien en humedades por encima del 98%, cuando se encuentra en las temporadas de lluvia de las regiones tropicales. Pero en el medio, con una humedad del 50% al 98%, el virus no sobrevive bien.

Según los investigadores, la presencia del virus es muy poco frecuente en la primavera, verano y otoño, temporadas donde el hombre no suele hacer uso de la calefacción de interior y la humedad tiende a estar en el rango del 50% al 70%. En cambio, con la llegada del invierno, cuando el aire del exterior se calienta y se vuelve más seco, el virus de la gripe sobrevive bien.

Marr también ha explicado la razón de que este año la temporada de gripe en invierno este siendo particularmente grave. Según la profesora, es a causa de la cepa del virus H3N2, la cual causa síntomas fuertes, junto a la temprana llegada del virus:

Existen muchos factores que afectan a la transmisión de la gripe. La humedad y la supervivencia del virus en las gotas de aire es sólo una pieza del rompecabezas.

¿Y qué se puede hacer para reducir las posibilidades de contagio? Se apunta principalmente un deshumidificador como el mejor producto para mantener a raya la gripe. La profesora explica que humedeciendo al 50%, sin llegar a sobrepasar el 60%, es posible reducir las probabilidades de contagio. Aún así, el sentido común es una nuestra principal "arma" contra el virus. La vacunas o salir de un lugar donde se encuentra gente tosiendo o estornudando seguirán siendo las mejores medidas para prevenirnos de la gripe en invierno.