En los últimos años, tanto la NASA como la ESA han puesto el foco en los asteroides y han desarrollado misiones como Rosetta que, precisamente, tienen como objetivo aterrizar una sonda sobre la superficie de un asteroide, recoger muestras y hacerlo regresar. El reto tecnológico es, sin duda, bastante interesante aunque Japón ya consiguió un hito similar con la sonda Hayabusa que en 2010 retornó con muestras de un asteroide (el Itokawa); un logro que la Agencia Espacial Japonesa (JAXA) pretende repetir con el lanzamiento, en el año 2014, de la sonda Hayabusa 2.

Hayabusa 2

La misión Hayabusa 2 fue aprobada por el gobierno japonés en el año 2010 y tiene como objetivo aterrizar una sonda sobre el asteroide 1999 JU3 (una roca de 920 metros de largo) que despegaría en 2014 y llegaría a su destino a mediados de 2018 para retornar, cargado de muestras del asteroide, a finales del año 2020 (que sería la fecha estimada para su reentrada en la Tierra). Además de "posarse" sobre el asteroide, la idea es que la Hayabusa 2 lance una sonda que realice catas del terreno, es decir, extraer materiales por debajo de la superficie con la idea de obtener muestras con menos alteraciones (al estar mucho menos expuestas) y, con esa idea, se lanzará un pequeño vehículo que formará un cráter sobre el asteroide cuando impacte sobre su superficie y, durante 16 horas, estará recogiendo muestras tras caer desde una altura de 100 metros desde la nave principal.

¿Y qué tiene de especial el asteroide marcado como destino de la nave? El 1999 JU3 es especialmente interesante porque tiene alrededor de 4.500 millones de años de antigüedad y, según los científicos, apenas ha sufrido alteraciones desde su formación; un factor interesante que sumado a los indicios que apuntan a que, en su origen, estuvo en contacto con agua hacen que la recogida de muestras sea de gran interés.

Si bien JAXA lidera el proyecto, la misión Hayabusa 2 contará con la colaboración de la NASA (puesto que se utilizarán los transmisores de la Red de Espacio Profundo), Australia permitirá el aterrizaje de la sonda en su territorio y el Centro Aeroespacial de Alemania y la Agencia Espacial Francesa colaborarán con JAXA en el diseño del vehículo que impactará sobre el asteroide.

hayabusa 2 - recogida

El objetivo es bastante ambicioso y sigue la senda de otros proyectos como el de la estación espacial de la NASA o la minería de asteroides (esta última de iniciativa privada) que han puesto en un primer plano a estos planetoides. Para Japón es ya la segunda misión de esta índole y, con el éxito de la primera misión, se han situado a la cabeza de este tipo de exploraciones, un liderazgo que esperan seguir manteniendo con esta segunda misión:

Japón está a la vanguardia en el ámbito de la recogida de muestras y ejecución de este tipo de misiones y, constantemente, estamos pensando en cómo podemos mantener nuestro liderazgo y trabajando en aquellos aspectos que nos mantienen a la cabeza

Imágenes: JAXA

Galería­ de imágenes