¡No te pierdas nuestro contenido!

La televisión por cable es uno de los pocos servicios digitales que no ha cambiado apenas su mecánica y su oferta con la eclosión de internet en la mayoría de hogares. Intel estaría interesada en hacer posible este cambio con una Intel TV, orientándolo a un nuevo sistema que los usuarios estábamos esperando desde que comenzamos a ver las posibilidades de la red: suscripción a canales específicos, y pudiendo verlos desde cualquier dispositivo conectado a internet, como anuncia Forbes.

Intel TV

Intel no parecía ni de lejos un actor que tuviese mucho que decir en el área de la televisión por cable, pero la declaración de intenciones tan acertada de Intel TV, y el poner marzo de 2013 como fecha para empezar a implantar las primeras betas, cambia la consideración. En primer lugar, no haría falta un descodificador como los que estamos acostumbrados a ver, ya que los contenidos de Intel TV llegarían a través de la red, y por lo tanto podríamos verlos desde smartphones, tablets, ordenadores..., además de por supuesto la TV conectada.

El principal escollo para Intel TV y su idea de fragmentación de contenidos pasa por el rechazo de los propios canales, quienes consideran que este sistema encarecería demasiado el precio de cada suscripción individual, haciendo que finalmente un pack habitual de unos 100 canales por $80 se transforme con este nuevo sistema, en el que pagaríamos lo mismo por muchos menos canales suscritos. Business Insider pone el ejemplo de Disney, quien cobra unos $5 a cada suscriptor de ESPN: las estimaciones señalan que el 25 % de los clientes de ESPN visionan este canal regularmente, por lo que Disney tendría que cobrar $20 por suscripción individual para compensar la pérdida del 75 % de clientes que pagan aunque no lo vean.

De momento, Intel parece decidida a probar suerte con este modelo, y habrá que ver cómo se las ingenia con Intel TV para encontrar el equilibrio entre la segura aceptación de muchos usuarios por poder ver desde varios dispositivos sus canales, y el cambio de modelo que derivaría en un encarecimiento de los canales al eliminar el formato que aglutina un elevado número. Seguramente lo ideal como punto de partida sería llevar estos contenidos a los hogares vía internet, por asegurar la recepción en tablets y smartphones, y después ensayar estos nuevos formatos con un gran número de usuarios fidelizados. Su tiempo le ha costado, pues desde marzo hay rumores sobre esta plataforma. Intel dirá.