¡No te pierdas nuestro contenido!

Nigam Arora, en Forbes, menciona lo que el considera que son los cuatro pilares fundamentales de la estrategia de producto de Steve Jobs y cómo un iPhone barato rompería cada uno de ellos:

  1. Ofrecer pocos productos.
  2. Enfocarse en el mercado premium.
  3. Darle prioridad a las ganancias más que a la cuota de mercado.
  4. Crear un efecto halo que logra que las personas quieran más y más productos de Apple.

iPhone 5 Pantalla

Pero creo que Arora confunde acción con reacción y de paso falla en explicar las razones sus puntos o tal vez no entiende qué significan cada uno de ellos.

Sí, Apple tiene una línea de procucto pequeña porque desde el regreso de Jobs decidieron solamente construir/desarrollar el mejor hardware y software. El que mucho abarca, poco aprieta y no se puede pretender que una empresa, aunque tenga miles de millones de dólares sea excelsa en todo. Apple se supera en poco, pero eso poco lo hace muy bien. Y aún así hay puntos donde no terminan de funcionar del todo bien (Mapas, iCloud, sobre todo si lo comparas con Dropbox, iTunes y casi cualquier oferta online que han hecho a lo largo de la historia).

El cuarto punto, el efecto halo es solamente una consecuencia de poner la innovación por encima de "vender lo que sea y como sea". Cuando eres bueno, muy muy bueno, y muestras que las cosas se pueden hacer mucho mejor en un producto comercialmente viable, tendrás a millones de personas peleándose por obtener tu producto antes que nadie.

Pero aún así estoy de acuerdo en que un iPhone barato es opuesto al ADN de Apple, al menos al implantado por Jobs a su regreso en 1997.

Olvidamos siempre que un iPhone más barato ya existe: es el iPhone 4S. En caso que Apple esté por decidir crear una segunda línea de producto en telefonía móvil, solo podría ocurrir por medio de una estrategia similar a la del iPad mini, es decir:

  1. Un teléfono con el tamaño de pantalla anterior (3,5 pulgadas).
  2. No retina. Especialmente considerando las ventas del iPad mini y del iPad 2, que sigue en producción. Resulta que hay un mercado y muy grande que desconoce o no está interesado en las virtudes de una pantalla con una densidad tan alta de pixeles. Para ellos, 163 pixeles por pulgada es más que suficiente.
  3. Construcción con materiales resistentes como el aluminio en un diseño ligeramente simplificado que no pierda la calidad de construcción por la que se identifica a la marca, pero sin llegar a los extremos del iPhone 5.
  4. No hacerlo barato, sino que venderlo a un precio justo.

Cuando el iPad mini estaba en rumores se calculaba la venta a menos de 300 dólares/euros para ajustarlo a una oferta "barata" que competiría mano-a-mano con la competencia en términos de precio. Eso no sucedió. Por lo tanto, no esperen un "iPhone barato", desbloqueado de fábrica por menos de 200 dólares/euros. Pero no es descabellado, con las características antes descritas, imaginar a Apple vendiendo un segundo modelo de iPhone por unos 450 dólares/euros desbloqueado.

El iPad mini es tan premium como su hermano mayor. No hay compromisos y en algunos casos es un dispositivo aún mejor que la versión diez pulgadas. Un iPhone low-cost es inviable dentro de la filosofía y el ADN de Apple. No tiene relación alguna con Steve Jobs. Tiene todo que ver con la cultura de la empresa que los diseña.

Actualización: Tardó menos de lo esperado, Phil Schiller ha confirmado que no hay planes de hacer un iPhone barato.