¡No te pierdas nuestro contenido!

Un documento presentado por el equipo legal de Dotcom a la corte en Nueva Zelanda busca demostrar cómo el allanamiento ejecutado por Estados Unidos en el caso contra Megaupload fue ilegal. Según los abogados del magnate, el gobierno de Estados Unidos engañó deliberadamente al tribunal pasando por alto evidencias claves que demostraban la ilegalidad de un derribo al cyberlocker.

Megaupload

El gobierno de Estados Unidos solicitó las órdenes de allanamiento contra Megaupload a comienzos del 2012. Para ello comunicó a la Corte que habían advertido cómo el servicio alojaba archivos infractores desde el 2010.

Ahora y si se demuestra que son ciertos los documentos presentados por los abogados de Kim Dotcom, todo podría cambiar. Según el equipo legal del magnate, la empresa de hosting de Megaupload informó al servicio sobre una orden de registro criminal en un caso no relacionado, esto significa que el gobierno de Estados Unidos solicitó información sobre 39 ficheros presuntamente infractores almacenados por Megaupload.

En ese momento Megaupload cooperó con la solicitud y entregó la información sobre los uploaders. Los archivos se mantuvieron online en Megaupload ya que se informó al cyberlocker de no tocar ninguna de las pruebas. Un año después, estos archivos alojados sirvieron de herramienta para que el gobierno de Estados Unidos reclamara la infracción del copyright por parte de Megaupload por negligencia. Según informó Estados Unidos en las órdenes de registro del servicio:

El 18 de noviembre del 2011, 36 de los 39 ficheros de copias ilegales con copyright aún se almacenaban en los servidores de Megaupload.

Según el Ira Rothken, abogado de Dotcom:

Megaupload tenía todas las razones para conservar los archivos de buena fe debido a que el Gobierno había solicitado y obtenido la cooperación de Megaupload en la recuperación de los archivos y advirtió que alertar a los usuarios de la existencia de la orden y el interés del Gobierno en los archivos podría poner en peligro la investigación.

El nuevo documento presentado por el equipo legal de Dotcom informa sobre la falta de transparencia de Estados Unidos por divulgar la realidad y conseguir así la orden de allanamiento. Los abogados sostienen que esta actuación de mala fe cuestiona cualquier legalidad sobre las incautaciones posteriores y la retención de los archivos. Se pide por ello que en la próxima audiencia se aborde el tema y se investigue la razón por la que el gobierno de Estados Unidos ocultó información a la Corte.

Sea como fuere, si las órdenes de registro a Megaupload fueran invalidadas o declaradas ilegales, el tribunal podría ordenar la restitución de los bienes de Megupload. Dicho de otra forma, los archivos podrían volver a sus antiguos usuarios y los millones de dólares en activos al servicio.

Unos documentos que ahora serán analizados en la Corte y que podrían suponer un paso crucial en el proceso penal en curso.