¡No te pierdas nuestro contenido!

Conrad Farnsworth, natural de Newcastle, ha conseguido una proeza con tan sólo 18 años. En el garaje de su casa, el adolescente construye un reactor de fusión nuclear con éxito. Un trabajo que, si bien no resultará eficiente para ser utilizado en la producción de energía, si podría llegar a producir isótopos para combatir el cáncer.

Farnsworth cuenta que comenzó a trabajar en el proyecto cuando tenía 16 años, poniéndose en contacto con miembros de la comunidad internacional amateur para que le orientaran sobre la fusión. El resultado, como vemos en el vídeo, es un reactor con un gran laberinto de cables, botones y medidores. Según Farnsworth, el plasma en el centro de su reactor alcanza una temperatura de 600 millones de grados Fahrenheit.

La fusión nuclear no se debe confundir con la fisión nuclear. La fisión nuclear es el proceso de dividir el núcleo de un átomo, lo que produce una liberación de energía enorme. La mayoría de las centrales nucleares generan energía mediante la fisión. Fusión, por otro lado, implica múltiples átomos que se unen para formar un núcleo más pesado, el cual puede liberar o absorber energía, dependiendo de la masa del núcleo. El Sol genera energía a través de la fusión.

A diferencia de la fisión, los reactores de fusión no producen residuos radioactivos y son legales para su desarrollo doméstico según la leyes en Estados Unidos. Los científicos están investigando medios para aprovechar con éxito la fusión nuclear como medio de producción de energía sostenible.

El vídeo con el que abrimos fue lanzado en YouTube el 2 de diciembre, un día después de que Farnsworth capturara el momento en el que se logra la fusión nuclear. Un trabajo con el que consiguió posteriormente el primer premio en una feria de ciencias regional que le ha permitido asistir a la Junior Science and Humanities Symposium en San Diego.

Según el diario Star-Tribune, únicamente alrededor de 60 personas en todo el mundo han conseguido alguna vez construir un reactor de fusión con éxito. Con tan sólo 18 años, este joven "genio" ha explicado que ahora mismo se encuentra trabajando en un modelo más eficiente. Un adolescente capaz de construir un reactor de fusión nuclear con éxito.