DualShock, el controlador de PlayStation, ha sufrido el mayor rediseño desde que se lanzó su segunda versión (y en ese caso el cambio más destacado fue el del color). DualShock 4 mantiene el negro, pero ahora incluye una pantalla táctil y un sensor de movimiento (parece que será lo que hasta ahora era Move). Todo esto supone un mayor tamaño y, en principio, un mayor peso. No obstante, también conlleva nuevas funciones, algunas de ellas sociales (en la presentación se hizo hincapié en la importancia de la salida de audio que tendrá el mando para estas herramientas).

Tal y como se esperaba, Sony ha presentado su PlayStation 4 en un evento en Nueva York (que fue retransmitido en diversos lugares de todo el mundo). Andrew House, presidente y CEO de Sony Computer Entertainment, fue el encargado de nombrar por primera vez la nueva consola, aunque hizo esperar al público antes de mostrarla. De hecho, se vio antes el mando del dispositivo, DualShock 4.

La consola utilizará arquitectura x86 en su procesador de 8 núcleos, un GPU mejorado y 8 GB de memoria RAM, según reveló Mark Cerny, desarrollador, programador y productor que ha participado en la creación de varios títulos clásicos.

Cerny también mostró el DualShock 4, el mando de la nueva consola. Se ha modificado ligeramente el aspecto los joysticks, se ha mejorado la vibración y se ha reducido el lag, pero lo más destacable es la inclusión de una pequeña pantalla táctil y funciones similares a las de Move. Además, el mando tendrá salida de audio para mejorar "las funciones sociales" y un botón desde el que se podrá compartir contenido.

El diseño es muy parecido a las anteriores iteraciones del controlador, aunque con un aspecto algo más 'futurista' y considerablemente más voluminoso (como es lógico, ya que ahora incluye una pantalla y un sensor de movimiento). Como cabría esperar, no ha habido cambios en los famosos botones, que ya se han convertido en un símbolo de la marca, ni en la disposición de los mismos.

La partida se podrá interrumpir desde el mando, que será capaz de dejar PlaySation 4 en modo hibernación. Al volver a pulsar este botón, se reanudará el juego desde el punto en que se abandonó.

De todos modos, también existirá la posibilidad de jugar de forma remota en segundas pantallas (es decir, PlayStation Vita), por lo que todo apunta a que DualShock 4 no será la única forma de controlar PlayStation 4. Sin embargo, sus nuevas funciones hacen muy difícil que haya retrocompatibilidad y se puedan usar los controladores de PlayStation 3. Eso sí, el hecho de que la vaya a haber en juegos (a través de la nube) hace que tampoco haya que descartar por completo la posibilidad.