Tal y como anunció la defensa hace algún tiempo, Bradley Manning se ha declarado parcialmente culpable de los cargos con los que fue acusado por el Gobierno de Estados Unidos. Dentro de la vista previa preparatoria del Consejo de Guerra, el Soldado Manning ha reconocido ser la fuente de WikiLeaks pero ha rechazado el cargo de traición.

¡No te pierdas nuestro contenido!
28 de febrero de 2013, 20:01
Temas: Legal Política

Hace bastante tiempo que el nombre de Bradley Manning ha dejado estar constantemente presente en los medios de comunicación a pesar de que se enfrenta a un posible consejo de guerra por haber filtrado documentación clasificada sobre Irak y Afganistán a WikiLeaks. Al soldado Manning se le acusa de una veintena de delitos entre los que se encuentran algunos de bastante gravedad, como el de ayudar al enemigo (un eufemismo de "traición") y, con la idea de llegar a una especie de acuerdo que rebaje las penas a las que se enfrenta Manning, su defensa decidió hace tiempo adoptar una estrategia de culpabilidad parcial que hoy mismo se ha puesto en práctica admitiendo ser la fuente de WikiLeaks pero negando el cargo de traición.

En la vista de hoy, que se está celebrando en Fort Meade (Maryland), Bradley Manning se ha declarado culpable de ser la fuente de WikiLeaks pero se ha declarado no culpable de los cargos más graves, como el de ayudar al enemigo (que tiene asociada una pena de reclusión perpetua). Concretamente, Manning se ha declarado culpable de 10 de los 22 cargos con los que se le acusa entre los que encontramos la divulgación de información a personal no autorizado, delitos que no tienen asociados unas penas de cárcel muy elevadas (alrededor de 2 años) y que, por tanto, supondría para Manning un máximo de 20 años de reclusión (frente a la cadena perpetua que pide el Gobierno de Estados Unidos).

Según el fiscal del caso, Bradley Manning habría estado ayudando a Al-Qaida con sus filtraciones puesto que todos los documentos secretos terminaron publicándose en Internet y, por tanto, de manera indirecta ayudó al enemigo. En este sentido, Manning ha negado esta tesis y no ha aceptado la culpabilidad de este delito porque, bajo su punto de vista, no había razón para creer que los documentos podrían contener información que pudiera usarse para atacar a Estados Unidos o para que cualquier otro país tuviese información que le proporcionase una ventaja táctica frente a Estados Unidos.

Sentía que había logrado hacer algo que me permitiría tener la conciencia tranquila

¿Y cuándo se celebrará el juicio finalmente? Esta primera parte del proceso, como hemos comentado alguna que otra vez, consiste en una vista previa según el artículo 32 del Código de Justicia Militar, es decir, una evaluación preliminar de las pruebas y los cargos para ver si existe base para la celebración de un Consejo de Guerra. Parece que el Consejo de Guerra arrancará el próximo 3 de junio y, según ha informado el juez, se extenderá por un período de unos 3 meses aunque, quizás, el proceso pueda ser más corto si se tiene en cuenta la aceptación de culpabilidad parcial de Manning.

Otro detalle que se ha conocido es que Manning ha solicitado que sea la Coronel Denise Lind la encargada de presidir el Consejo de Guerra y que el veredicto no dependa de un jurado, algo que ya adelantó la defensa hace 3 meses aunque la juez del caso ha comentado que tiene que meditar su decisión y verificar el proceso de cambio de declaración de Manning y asegurase que éste es consciente de las consecuencias de declararse culpable.

Si tenemos en cuenta que Manning lleva detenido desde el año 2010 y que apenas tiene posibilidad de comunicarse con el exterior, que se le haya permitido leer una declaración es un hecho de gran importancia porque, entre otras cosas, ha comentado por qué decidió publicar la información clasificada o que, antes de contactar con WikiLeaks, se puso en contacto con el Washington Post, con el New York Times o con la publicación estadounidense Politico.