• Sony anunciaría la Playstation 4 este 20 de febrero
  • Los rumores apuntan a que ofrecerá streaming de videojuegos
  • Los sistemas que imposibilitan el mercado de segunda mano preocupa a los jugadores
¡No te pierdas nuestro contenido!
19 de febrero de 2013, 02:52

Este 20 de febrero Sony hará un anuncio especial, en un evento que a todas luces apunta a ser la presentación oficial de la que será la sucesora del PlayStation 3, y que colocará a la compañía en el centro de atención; al marcar un antecedente que nos meterá de lleno a la nueva generación de estos dispositivos. La consola del futuro ya está aquí, pero ¿qué podemos esperar (y temer) de ella?

Si bien la salida al mercado de la Wii U, el pasado mes de noviembre, supuso en teoría la primera consola de esta nueva era, la realidad es que tanto sus especificaciones técnicas como su desempeño, han dejado en claro, luego de tres meses, que no se trata de nada nuevo más allá de una Wii en HD con una Tablet integrada. Situando la verdadera pelea entre Microsoft y Sony, quienes replantearán las reglas del juego con sus nuevos proyectos.

Microsoft ha mantenido mucha discreción sobre su nueva consola, a la que conocemos actualmente con el nombre código de Durango, por el momento toda la información que hay sobre ella y la PlayStation 4 son sólo rumores, de manera que el anuncio del miércoles supondrá la primera información oficial y tangible sobre esta nueva generación; hasta hace algunos días todo apuntaba a que ambas compañías presentarían sus respectivos aparatos en el E3 programado para junio. Sin embargo Sony será la primera en salir a la luz y las dudas que plantea el mero escenario ya son varias.

Nuevas reglas para nuevos mercados

Una suposición válida y sensata es la de creer que ambas compañías se basarán en la experiencia que tuvieron con la presente generación para sus nuevas plataformas. Y en ese aspecto uno de los puntos más interesantes fue el referente a las especificaciones técnicas de cada aparato. Sobre el papel la consola de Sony era a todas luces la más potente, la que poseía mayor vocación como centro multimedia, la que ofrecía juego en línea gratuito, sin embargo, Nintendo con su interfaz simple y lúdica de movimiento, y Microsoft con su experiencia multijugador, el sistema de Gamer Points y su integración como plataforma de entretenimiento lograron destacarse en áreas donde Sony no lo logró. Para esta nueva era se rumora que la PlayStation 4 tendría 50% más potencia que la nueva Xbox, pero ya vimos que ser la mejor en ese terreno no significa ofrecer la mejor experiencia de juego.

La consola del futuro qué esperar y qué temer de ella STEAM BOX VALVE

El mercado y los usuarios no son los mismos que hace siete años, la integración del videojugador casual a la ecuación plantea un nuevo panorama que ha dado origen a experiencias de juego como el Kinect de Xbox 360, o interfaces menos complejas pero más integradas, a través del uso de Smartphones y redes sociales.

El mercado es mucho más amplio pero también la oferta. Como ejemplo claro de ello tenemos el caso de Ouya y la Steam Box de Valve, la primera apunta al jugador casual, con un precio extraordinariamente accesible y una oferta de juegos sencillos pero adictivos sobre una plataforma Android, mientras que la segunda apunta a volarle la cabeza a cualquier hardcore gamer, a la altura de lo que se proponen Sony y Microsoft, pero con la posibilidad de actualizar el hardware, con un catálogo extenso que los respalda y la oportunidad de utilizar teclado y mouse, casi indispensables para si se trata de jugar un FPS o un RTS.

La triada de la generación pasada ya no se encuentra sola y en la medida que puedan interconectar su propuesta con la dinámica actual de los jugadores será como se defina la mejor alternativa. Por lo pronto todo indica a que Sony tendrá un control con pantalla táctil integrada, y que la nueva Xbox llevará al Kinect al siguiente nivel.

Streaming sí, pero no todo ahora

OnLive supuso un hito que obligó a replantear el escenario, aunque se haya declarado en quiebra hace poco, la iniciativa de esta consola representó el primer acercamiento a un modelo de mercado posible para el futuro inmediato. Con el planteamiento de un sistema donde se jugara mediante streaming utilizando una terminal relativamente portátil que nos permitiera tener acceso al software y retomar el juego en el punto donde nos quedamos con solamente conectarse a internet. Llevada a la práctica la idea pronto demostró sus flaquezas, encontrado su principal problema en que si no se cuenta con una conexión con ancho de banda decente es prácticamente imposible disfrutar un juego de última generación.

La consola del futuro, qué esperar y qué temer de ella botones xbox 720

Las consolas de Sony y Microsoft robustecieron sus servicios de juego en línea, convirtiéndose en un elemento integral de la experiencia. El siguiente paso sensato es dar el salto (gradualmente) a este tipo de sistema, incluso al principio todos los rumores apuntaban a que ambas consolas funcionarían exclusivamente mediante streaming, sin embargo, a la fecha todo apunta a que esta será la última generación que utilice medios de almacenamiento físicos, discos Blu-Ray en ambos casos. Con soporte alternativo para realizar streaming con ciertos juegos.

El fin del mercado de segunda mano y lo que siga

Dentro de toda la información rumorada, la que ha provocado mayor incertidumbre es toda aquella que apunta a que la nueva generación incluirá sistemas que volverán imposible disfrutar de juegos previamente usados por otros jugadores, eliminando de tajo el mercado de segunda mano.

Existe la certeza de que Sony ha patentado una interfaz de bloqueo para detectar si un juego ya ha sido usado en otra consola y por ende inutilizarlo en la nueva; a la par que con Microsoft han surgido los fuertes rumores de que su nueva Xbox marcaría como obligatoria la conexión permanente a internet, para detectar cualquier intento de modificación a la consola y el uso de juegos de segunda mano.

La consola del futuro, qué esperar y qué temer de ella botones playstation 4

Cualquiera que sea el caso, ambas medidas resultan un tanto hostiles y ponen en entredicho el futuro del mercado, donde cadenas como GameStop o GameRush contemplan como una de sus fuentes de ingresos principales la ventas de juegos usados. Los argumentos para implementar estos sistemas abogan por la intención de mantener las ganancias generadas por una propiedad intelectual entre sus creadores y no en los distribuidores, aun así es un golpe bajo, para el retailer y los videojugadores.

Una de las expectativas más elevadas es justamente ver si Sony abordará este tema en su exposición, aclarando los rumores o en su caso explicando la manera en que funcionará el sistema y cómo se supone que nos beneficiará a todos. Tendrá que deslumbrarnos y convencernos con la PlayStation 4, lo suficiente para gritarles Shut up and take my money! No la tienen fácil.

Ante el panorama planteado y con la sorpresa del anuncio, Sony no se puede dar el lujo de realizar una presentación de cinco minutos con un breve video de su nueva consola, está obligado a mostrar detalles a fondo, dejar en claro qué rumores son ciertos y cuáles no, dar un precio real y competitivo para su aparato, que si efectivamente resulta ser de 400 dólares lo pondrá en el reflector como la opción más sensata para la siguiente generación; necesita darle el tiro de gracia al PlayStation 3 y obligar a Microsoft a responder con los detalles de su nueva Xbox.

La guerra de consolas comienza el 20 de febrero.