Más de: GOOGLE, GOOGLE GLASS

Google Glass es este proyecto de Google que pretende crear unas gafas inteligentes, una extensión de nuestro smartphone pero que lo llevemos siempre encima y no tengamos la necesidad de sacarlo del bolsillo, desbloquearlo, etc. Google Glass está ahí siempre atento y solo tenemos que invocarlo para pedirle lo que queremos.

Hasta ahora solo habíamos oído hablar del proyecto, vimos a Sergey Brin llevándolas en el metro pero no sabíamos más acerca del estado del proyecto. Esta mañana Google ha sorprendido a todos con un vídeo en el que se muestran las capacidades. Y debo decir que si funciona tal y como se ve en el vídeo puede ser alucinante. En el vídeo se repasan una serie de características y momentos y se ve como los usuarios interactúan mediante Google Glass. Desde hacer búsquedas, pedir que mande mensajes o que comparta momentos, hasta hacer fotos o vídeos de lo que vemos, pedir traducciones y la opción de que nos muestre las rutas o la hora de nuestro vuela, tal y como hace Google Now.

Porque no nos engañemos, Google Now es la piedra sobre la que se sienta este proyecto. Está siempre al tanto de lo que sucede y permite la interacción entre la web y nosotros de manera sencilla. También es cierto que por ahora y aunque el vídeo me hace querer una ya mismo, hay que ser cautelosos. Los anuncios son eso, una manera de publicitar un producto. Pero aunque la experiencia esté muy pulida habrá que ver si el hardware acompaña.

Google ha habilitado una página en la que se explican un poco las funciones de Google Glass y podemos ver fotos de su diseño pero no hay ninguna lista de especificaciones o capacidades. Me pregunto si las gafas son independientes o si necesitaremos tener un smartphone emparejado que haga los cálculos y esté conectado a la red. También me gustaría saber algo sobre la batería o os idiomas soportados ya que, por ejemplo, fuera del inglés Google Now pierde bastante gracia y capacidades.

Por ahora Google ha abierto un programa en el que pide voluntarios para que les cuenten que harían con Google Glass, para saber si son merecedores de unas. Esto que suena tan bien, está restringido a residentes en Estados Unidos y se ha de hacer un pago previo de $1500, con lo que ya podemos ver que de momento n será un producto masivo.