iZettle, la compañía de pagos electrónicos considerada como el "Square de Europa", ha anunciado el lanzamiento de un nuevo lector de tarjetas de crédito y, para expandir su presencia en España, ha suscrito una alianza con el Banco Santander.

Hace algunos años, cuando comenzó la gran expansión de la telefonía móvil entre los usuarios, siempre se comentó que, en el futuro, nuestro dispositivo móvil nos permitiría realizar pagos y actuaría de monedero electrónico. El tiempo ha ido pasando y este tipo de pagos aún no se han popularizado tanto como los visionarios de la época nos anunciaban e iniciativas como Google Wallet o Square tienen aún un ámbito de aplicación reducido. Otro de los actores del segmento de los pagos electrónicos es iZettle, una compañía sueca considerada como la "Square de Europa" que acaba de anunciar el lanzamiento de un nuevo lector de tarjetas de crédito y, además, una alianza con el Banco Santander con el que pretenden fortalecer sus operaciones en España.

El nuevo lector de tarjetas inalámbrico permitirá a los comercios ofrecer el pago con tarjeta a sus clientes de una manera muy simple y sin la necesidad de complejas infraestructuras puesto que convierte un smartphone o una tableta en un TPV (terminal punto de venta) al que se le vincula, de manera inalámbrica, el lector de tarjetas de crédito. Con este esquema tan sencillo, y usando una aplicación para la tableta o smartphone, el comercio puede operar con tarjetas rápidamente eliminando los clásicos datáfonos que vemos en los comercios y con una tarifa de comisiones fija con iZettle (que es el que hace de intermediario en la operación) además de recibir los ingresos en el mismo día en el que se realiza la operación.

Este lector de tarjetas es compatible con la mayoría de entidades financieras (VISA, Mastercard, etc) y permite operar con tarjetas que usan chip y, por tanto, requieren la introducción de un PIN para autorizar la transacción económica (aunque la compañía también ofrece un método de pago con lector de tarjetas y firma tradicional con un dispositivo que se acopla al terminal móvil).

Según iZettle, el servicio está orientado a pequeñas y medianas empresas que requieren gran agilidad en sus transacciones (admite hasta 25.000 euros por día) y, con esa idea, este nuevo lector de tarjetas se lanza en España, Reino Unido, Alemania, Suecia, Noruega y Finlandia por un precio, por tiempo limitado, de 49 euros (y por 25 euros está el tradicional lector de chip con firma por parte del cliente).

Además, con la idea de impulsar el servicio y dotarlo de un apoyo de gran solvencia, iZettle ha anunciado una alianza con el Banco Santander para extender el radio de acción del servicio en España y promocionar el servicio entre los clientes de esta entidad financiera; es decir, que es de suponer que el producto de iZettle se le ofrezca a los comercios y empresas que usan los datáfonos del Banco Santander.

Aunque el escenario de iZettle es bastante distinto a lo que nos ofrece Google Wallet (o lo que siempre nos han anunciado los expertos en prospectiva tecnológica), me parece que es una aproximación muy interesante para popularizar el pago con tarjeta en los comercios porque, en el caso de España, no es habitual encontrarlo en todos los comercios ya sea por la infraestructura requerida o las comisiones bancarias que sufren (precio de alta, comisiones fijas, comisiones variables, etc).

Desplegar un sistema de pagos mediante un lector de 49 euros y una tableta o un smartphone convertido en TPV es, sin lugar a dudas, una buena forma de eliminar las barreras de entrada a este tipo de medios de pago y prueba de ello son los más de 53.000 negocios de Reino Unido y los países nórdicos que ya usan los servicios de iZettle.