La Asociación de Internautas muestra un primer borrador con alguno de los primeros preceptos de la propuesta de reforma de la LPI que promueve Wert. Entre otros puntos, se busca criminalizar el enlace o limitar el concepto de copia privada.

A través de la Asociación de Internautas nos hacemos eco de algunas de las sugerencias que están sobre la mesa dentro de la propuesta de reforma de la LPI en España. Unos "borradores" que traerían graves consecuencias para la propia cultura y su difusión y donde se recoge la idea de universalizar el pago del canon digital, criminalizar el enlace o limitar el concepto de copia privada.

Dos son los puntos claves que se recogen en los documentos. En primer lugar los enlaces. Según se recoge en la propuesta, no sólo se pretende modificar la LPI, la idea va más allá y se busca modificar el Código Penal para perseguir las webs de enlaces. El documento dice que debería considerarse delito:

Facilitar la localización de contenidos ofrecidos ilícitamente, entre otros, mediante listados ordenados y clasificados de enlaces a tales contenidos, desarrollando a tal efecto una labor activa y no neutral de mantenimiento… excluyendo a prestadores que desarrollen una actividad neutral de motor de búsqueda de contenidos.

En este último párrafo entendemos que excluirían a Google, aunque lo realmente grave es que la legalidad del enlace en España se quiere "modificar" para pasar a ser un delito. De igual forma, entendemos que todos los casos legales en España anteriores que amparan el enlace como lícito dejarían de tener sentido.

En segundo lugar se trata de modificar o más bien "limitar" el concepto de copia privada. El documento sugiere que para poder hacer una copia privada debemos estar ante una copia realizada a partir del "soporte original". Una auténtica locura si pensamos que vivimos en el siglo XXI. Podemos entender que se hable de una copia a partir de una copia "licenciada" (caso de Spotify o iTunes), lo que no se puede entender es hablar de copia a través de un "soporte" original.

Por último se habla del canon digital. Mientras en la Unión Europea se está estudiando sobre cómo armonizar el canon por copia privada clarificando el contexto que separa a persona física o jurídica, en España la compensación equitativa se va a cobrar a través de una partida en los Presupuestos Generales del Estado, una fórmula por la que se intenta salvar las irregularidades que se advertían desde Europa, aunque finalmente se seguirá cobrando por todo, es decir, da igual si haces copia o no, o si eres persona física o jurídica, se paga sí o sí.

En definitiva, se trata de un borrador de la propuesta de reforma de la LPI donde una vez más no se busca avanzar hacia los nuevos tiempos, sino estrangular la cultura y su difusión. Una reforma donde se trata de beneficiar a ciertos sectores de la industria negando el progreso y la realidad en la que vivimos.