Ayer os hablábamos de una noticia que ponía fin a un enigma que había durado más de 500 años. La Universidad de Leicester confirmaba que el esqueleto encontrado bajo un aparcamiento pertenecía al rey Ricardo III de Inglaterra. Desde hace unas horas también podemos saber cómo lucía el monarca. Una reconstrucción facial en 3D a partir de su cráneo nos acerca más que nunca a las características de su rostro.

Ricardo III: reconstrucción facial en 3D muestra cómo era el monarca

Un trabajo que ha sido llevado a cabo por un equipo de la Universidad de Dundee y que muestra muchas semejanzas con los retratos pintados existentes del monarca, entre ellos, una nariz ligeramente arqueada o una barbilla prominente.

La reconstrucción se produce después de que los arqueólogos de la Universidad de Leicester confirmaran que el esqueleto encontrado el año pasado pertenecía al rey del siglo XV, todo gracias al ADN de los huesos y su comparación con los descendientes de la familia del monarca.

La historia nos dice que Ricardo III murió en la batalla de Bosworth en 1485, a la edad de 32 años y tras dos años en el trono. Ocurrió tras su enfrentamiento con su sucesor Enrique Tudor, el futuro Enrique VII.

Ricardo III: reconstrucción facial en 3D muestra cómo era el monarca

Una de las primeras personalidades que ha tenido acceso a la reconstrucción de su rostro ha sido el historiador y escritor Josh Ashdown-Hill, quién escribió The Last Days of Richard III. Según el mismo:

Es prácticamente como estar cara a cara con una persona real. Las características más evidentes en todos los retratos son la forma de la nariz y su barbilla, y ambas cosas son visibles en la reconstrucción facial.

Yo había dicho anteriormente que cuando estaba junto a la tumba en Leicester me sentí más cerca del rey que nunca, pero cuando he visto la reconstrucción facial he pensado que anteriormente estaba delante de un muerto. Eran sólo huesos, sólo un cuerpo, mientras que frente a la reconstrucción siento casi la presencia en vida del monarca. Ahora sabemos que la mayoría de los retratos que teníamos de él fueron pintados en vida debido a la similitud con el trabajo de ahora.

Para Philippa Langley, miembro de la Richard III Society y autora de la búsqueda del monarca:

Desde luego, no se ve en él el rostro de un tirano. Lo siento pero no es así... Realmente se ve guapo.

El equipo encargado de la reconstrucción ha explicado que las capas de músculo y piel se añadieron por ordenador tras la exploración del cráneo, obteniendo como resultado un modelo de plástico tridimensional.

Los investigadores aseguran que el trabajo en 3D es ahora mismo una pieza adicional que evidencia que los restos encontrados eran del monarca. Según la profesora Caroline Wilkinson, experta en identificación craneofacial en la Universidad de Dundee:

Cuando el busto en 3D se completó en los equipos, se repitió en plástico utilizando un sistema que luego fue pintado, agregando ojos prostéticos, peluca, sombrero y ropa.

Un trabajo que será presentado oficialmente en el día de hoy a las 10:00 GMT en la Society of Antiquaries en Londres para posteriormente ser parte de una exposición pública.