¡No te pierdas nuestro contenido!

Como ocurre con cada edición, parece que Super Bowl y redes sociales fueron un año más de la mano. En Twitter hubo más de 24,1 millones de mensajes sobre el evento (eso sin contar los relacionados con los anuncios del descanso), mientras que en Facebook también hubo considerables picos de conversación (aunque no se han dado cifras concretas). De todos modos, el interés de las marcas está en la red social de los 140 caracteres.

Super Bowl y redes sociales

Eso sí, este año el momento que más tweets por minuto generó no fue estrictamente deportivo, sino la actuación de de la cantante Beyonce. Al finalizar, la cantidad de TPM fue de 268.000, mientras que la aparición del resto de componentes de Destiny's Child en el escenario logró 257.500 tweets por minuto. La interpretación de Single Ladies cierra el podio, con 252.500 TPM.

Y es que parece que este año Super Bowl y redes sociales estuvieron unidos, pero para comentar acontecimientos que poco tenían que ver con el encuentro que ganaron los Ravens. Así, el apagón que tuvo lugar poco después de que Beyonce abandonase el escenario, fue otro de los momentos de la noche en Twitter, con 231.500 mensajes enviados cada minuto.

Lo curioso es que, aunque en Facebook también se comenta el partido (en 2012 fue el segundo evento más mencionado del año, sólo por detrás de las elecciones estadounidenses), las marcas que se anuncian en el descanso prefieren que los usuarios hablen de ellas en Twitter.

Al menos, esto es lo que se desprende del recuento hecho por Mark McGee en Marketing Land. McGee únicamente contó los anuncios emitidos a nivel nacional desde que comenzó el partido hasta que terminó, pero no incluyó aquellos en los que simplemente se mostraba el logotipo de una compañía con un enlace a Facebook o Twitter, ni la publicidad de la NFL y la CBS.

Con esta premisa, la relación entre Super Bowl y redes sociales sigue siendo evidente, pero también lo es el dominio de Twitter. En 26 de los 52 anuncios se hacía referencia a esta plataforma, ya fuese mediante una cuenta o con un hashtag. Es decir, la mitad de ellos, cuando en 2012 sólo uno de cada cinco tenía un hashtag. Por su parte, Facebook sólo aparecía en 4 ocasiones, mientras que YouTube e Instagram lograron una mención cada uno (de Hyundai y Oreo, respectivamente).

Tal vez lo más destacable sea el cambio de tendencia que esto supone, pues el año anterior ambas redes empataron con 8 menciones en 59 anuncios, lo que significa que Twitter creció aproximadamente un 300%, mientras que Facebook cayó un 50%.

Pero, ¿por qué ocurrió esto? Facebook tiene muchos más usuarios que Twitter (incluso Google + podría estar por encima, aunque no hay datos oficiales que lo confirmen), y esto, en apariencia, debería ser motivo suficiente para que las marcas apostasen por la página de Mark Zuckerberg. Sin embargo, lo cierto es que hay ciertas barreras que hacen que no todo sea tan bonito (desde un punto de vista meramente comercial, claro está).

Una de ellas, tal vez la más importante, es la privacidad. Lo que comparte un usuario no es visto necesariamente por todos sus contactos, y mucho menos por desconocidos. Es decir, es más difícil llegar a más gente. Y es que la estructura de ambas plataformas hace que sea más fácil utilizar Twitter como segunda pantalla con la que mejorar la experiencia. En España tenemos un claro ejemplo con el caso del programa ¿Quién quiere casarse con mi hijo?, que es Trending Topic cada noche cuando está en antena, pues los usuarios lo comentan en directo.

Además, en este caso pudimos ver otra de las ventajas de esta plataforma respecto a Facebook, que es la inmediatez. Ambas, como redes sociales, funcionan en tiempo real, pero Twitter se aprovecha de los hashtag para explotar esto y tiene un componente más viral. Un ejemplo fue el uso que hicieron algunas compañías del apagón, con mensajes publicitarios en los que hacían referencia al mismo.

Esto no quiere decir que los usuarios no comentasen el partido en Facebook, claro. Ni que vayan a dejar de hacerlo. Simplemente muestra una tendencia, la del uso de la segunda pantalla al ver televisión, y cómo ésta permite una conversación con miles de desconocidos (sin olvidar que también es posible encontrar la opinión de actores, músicos, atletas y todo tipo de personalidades). Por el momento sólo Twitter da la opción de conseguir esta experiencia y, mientras lo haga, lo más probable es que las compañías prefieran estar ahí.

Así pues, ¿debería preocuparse Facebook? No. Al menos a corto plazo, ya que sus ingresos vienen principalmente de la publicidad y no están condicionados por estos eventos. Pero perder terreno en cualquier mercado siempre significa perder oportunidades de monetización, así que tampoco pueden ignorar la situación por completo.