El Consejo de Ministros ha aprobado la conocida como 'Ley Lasalle', la reforma de la también tristemente famosa Ley de Propiedad Intelectual (que en este caso se conoce más como 'Ley Sinde'). La polémica ley revisa el concepto de copia privada.

El anteproyecto de esta ley ya se había filtrado en Internet y rápidamente causó el rechazo de los usuarios, pues supone, entre otras cosas, un cambio en el concepto de copia privada. Con la Ley Lasalle únicamente será legal hacer este tipo de copias desde el soporte original y sólo cuando éste haya sido adquirido por el propio usuario.

En cuanto a las grabaciones de contenido emitido por televisión o radio, sólo serán legales cuando su disfrute se vaya a producir "en el momento oportuno", es decir, no se permitirá almacenar permanentemente estas copias.

También se van a reforzar las capacidades de la Comisión de Propiedad Intelectual. La Sección Segunda de esta comisión es la encargada de luchas contra las páginas de enlaces podría conseguir más medios (tanto económicos como de personal) y ahora los trámites serán todavía más veloces. La SS tendrá la potestad de pedir a los jueces de cada caso que obliguen a los proveedores de acceso a Internet a que identifiquen a aquellos usuarios que supuestamente cometen alguna infracción.

Además, se podran imponer multas (de entre 30.000 y 300.000 euros en los casos en los que se incumplan las órdenes de retirada de contenitos de forma reiterada) y se podrá exigir a los anunciantes que cesen su actividad con los sitios denunciados. Lo mismo podría ocurrir en el caso de las empresas de pago en línea. Eso sí, para ello será necesario un permiso judicial. Curiosamente, los motores de búsqueda no entran en esta categoría.

De todos modos, la Ley Lasalle no estará sola, ya que tanto Soraya Sáenz de Santamaría, vicepresidenta del Gobierno, como José Ignacio Wert, ministro de Educación, Cultura y Deportes han adelantado que habrá una nueva reforma de la LPI a lo largo de esta legislatura, según recoge El Mundo.

En desarrollo.