El ADN de un cráneo encontrado en Altai (Siberia) indica que el animal está más cerca de los perros modernos y de los caninos prehistóricos encontrados en el continente americano que de los lobos.

¡No te pierdas nuestro contenido!
7 de marzo de 2013, 12:01
Temas: Ciencia

El análisis de ADN de un fósil encontrado en las montañas de Altai en Siberia sugiere que el paso del lobo al perro doméstico ocurrió hace 33.000 años. De confirmarse, estaríamos ante la segunda prueba del perro más antiguo del mundo.

Y es que hasta ahora la comunidad no se ha puesto de acuerdo en cuanto al origen de lo que conocemos como perro doméstico. Los estudios más extendidos hablan de una separación entre el perro moderno y los lobos al final del período Pleistoceno tardío. Ahora, el fósil analizado parece pertenecer a uno de los ancestros más antiguos conocidos del perro moderno.

Se cree aceptado que la domesticación de los perros por parte del hombre pertenece a un período anterior al comienzo de la agricultura, hace alrededor de 10.000 años. Unos datos que nunca acababan de revelar el momento en el que el perro se separó del lobo como una nueva especie. Según los investigadores del Instituto de Biología Molecular y Celular de la Federación Rusa, quienes llevaron a cabo el análisis del fósil en Altai:

Nuestra idea era evaluar la relación genética del perro más antiguo conocido, así que aislamos el ADN del canino cuya antigüedad se calcula en 33.000 años procedente de Altai en Siberia.

La muestra de Altai, un cráneo bien conservado, se une al de otro fósil encontrado en la Cueva Goyet en Bélgica, posiblemente el perro moderno más primitivo que databa de unos 36.000 años de antigüedad. Según los investigadores:

Los resultados ahora sugieren una historia más antigua del perro fuera de Oriente Medio o de Asia Oriental, que hasta ahora se consideraban los lugares donde se originaron los perros.

El perro de Altai indica que este animal está mucho más cerca de los perros modernos y de los caninos prehistóricos encontrados en el continente americano que de los lobos. A partir de aquí, los científicos esperan encontrar nuevos restos que determinen con exactitud el tiempo del origen del perro doméstico.