A través de técnica de transferencia nuclear de células somáticas los científicos reviven el genoma de la rana Rheobatrachus silus.

Temas: Ciencia

Un equipo de investigadores de la Universidad de New South Wales ha logrado producir embriones clonados de una especie extinguida en 1983. Bajo el denominado Proyecto Lázaro y a través de la técnica de transferencia nuclear de células somáticas los científicos reviven el genoma de la rana Rheobatrachus silus.

El anuncio significa un paso más y la constatación de que la técnica podría ser utilizada para revivir a otras especies ya extinguidas como el caso del mamut lanudo. Una técnica o proceso no muy diferente del que se llevó a cabo para clonar a la oveja Dolly donde los investigadores insertaron ADN de la célula congelada hace más de 30 años en los huevos de una rana donante de una especie similar. Tras varios días, el embrión "volvió" a la vida por primera vez en 30 años. Según cuenta Mike Archer, uno de los científicos implicados en el proyecto:

Al principio el huevo parecía inactivo, pero entonces, de repente, una de las celdas se dividió, y luego se dividió una vez más, y otra vez. Se trata de la primera vez que esta técnica alcanza a una especie extinta.

Aunque en última instancia el embrión no se desarrolló en un renacuajo, los científicos han explicado que será sólo cuestión de tiempo antes de que este proceso, llamado transferencia nuclear de células somáticas, tenga éxito en traer esta u otra especie de vuelta a una edad adulta viable.

Según Archer este salto estaría muy cercano. Y es que hasta hace poco, la idea de resucitar especie extinguidas parecía una tarea imposible. Hoy y a media que las técnicas de transferencia de células mejora, existe una posibilidad real de esperanza para mantener a las innumerables especies en vías de extinción, así como aquellas que se habían perdido en el tiempo.

Los resultados publicados, produciendo embriones clonados vivos de una especie extinguida, han dado pie a los investigadores para discutir sobre los posibles planes de la "vuelta" a la vida de otras especies. Entre las candidatas, se apuntan cuatro para un futuro cercano: el mamut lanudo, el dodo, el rojo cubano y la moa gigante de Nueva Zelanda.