IBM anuncia que la manufactura de sus servidores se realizará ahora en sus instalaciones de la ciudad de Guadalajara, México. Efectuamos un breve análisis de los factores por los cuales resulta un movimiento acertado.

¡No te pierdas nuestro contenido!
7 de marzo de 2013, 03:54
Temas: Tecnología
Más de: GUADALAJARA, IBM, MéXICO

Scott Cook, vocero de IBM, ha informado que la empresa mudará los procesos de manufactura de sus servidores, que actualmente se fabrican en Rochester, Minnesota, para instalarse a finales del próximo año en la ciudad de Guadalajara, México. En un anuncio que podría resultar sorpresivo en una primera impresión, particularmente por la elección del nuevo sitio de producción, en un escenario global donde el ensamblaje de este tipo de dispositivos se ha concentrado principalmente en la unión americana y distintos países de Asia. Sin embargo, existe una serie de factores que pueden explicar el motivo de esta decisión estratégica, en donde Guadalajara se distingue como la mejor alternativa desde distintas perspectivas. El traslado de la fabricación de los servidores Power System, PureSystems y PureFlex Systems, comenzará a finales de este año para concluir el proceso y encontrarse al máximo de su capacidad de producción para mediados de 2014, de acuerdo con su plan de acción.

Guadalajara, el factor geográfico e industrial

En un movimiento que causará repercusiones laborales en ambos lados, se estima que actualmente la planta de Rochester cuenta con más de dos mil quinientos trabajadores, mientras que en Guadalajara, existe el cluster de producción de IBM, instalado en la ciudad desde 1986, con más de 10 mil empleados a nivel nacional, de los 400 mil que forman parte de la empresa a nivel mundial, la cifra colaboradores ubicados en Guadalajara se ha ido incrementando gradualmente. El cierre de actividades afectará al personal empleado directamente a la compañía así como a los subcontratados, sin que se hayan hecho públicas las cifra exactas de ello, sin embargo desde el punto de vista de la administración financiera de Recursos Humanos, será un movimiento a favor de IBM, ya que al instalar la nueva fábrica en Guadalajara podrá aprovechar las ventajas del uso de sistemas de outsourcing para obtener empleados de manera indirecta, sin las prestaciones que se otorgan normalmente a un empleado directo.

Guadalajara es una zona privilegiada geográficamente. A tal grado que durante la década de los 90, durante el boom de la llegada de diversas empresas tecnológicas a la zona, como AT&T, HP, Motorola, Nokia, Siemens y Solectron, entre otras, se le denominó como “Silicon Valley Mexicano”. El acceso de las vías terrestres, con la carretera Guadalajara-Nogales, que funciona como una vía de transporte directo que conecta con los Estados Unidos, y la cercanía con la costa de Puerto Vallarta y el resto de la zona costera del Océano Pacifico, una de las zonas portuarias de exportación más importantes de América Latina, lo convirtieron en un sitio estratégico para la manufactura de dispositivos que podían ser distribuidos de manera ágil y segura al mercado norteamericano, europeo y asiático.

¿Por qué IBM traslada su producción a Guadalajara?

Posteriormente con el auge de las empresas asiáticas, con sus bajos costos de producción, provocó la disminución en el crecimiento de la zona. Sin embargo IBM, inmerso en el proceso de cambio de la producción de ordenadores personales a la generación de servicios de tecnología especializados y la consultoría para desarrollo, decidió permanecer en la ciudad, mesurando sus procesos de manufactura y apostando por el capital humano, así como el desarrollo conjunto de sus servicios, entre la empresa y sus empleados, obteniendo ganancias por más de nueve mil trescientos millones de dólares, en plena crisis financiera a finales de la década pasada. La extensión de su área de manufactura supondrá un impulso importante para la generación de empleos en la ciudad.

Actualmente Guadalajara ha vuelto a instalarse como un cluster tecnológico de nivel protagónico en América Latina, derivando incluso en la llegada de nuevas empresa del ramo, tales Intel, Jabill, TATA y Oracle, mismas que se mantienen en proceso de expansión y se rumora aún el arribo de más compañías, como el caso de Infosys Technologies Limited.

El equipo, la zona, qué esperar

El propio Scott Cook señala en su anuncio oficial que el motivo para tomar la decisión de mudar la manufactura de servidores a México corresponde al objetivo de la compañía por "maximizar la eficiencia". Las instalaciones de IBM en Guadalajara cuentan con un capital humano sólido que ha venido desarrollándose a la par que las propias compañías del ramo. Uno de los factores más interesantes de ello que han provocado dicha sinergia se deriva de la cercanía que han establecido las compañías del ramo tecnológico con la comunidad jalisciense y las instituciones educativas, quienes han desarrollado en conjunto con la industria a profesionales acordes con las necesidades específicas del sector. Prueba de ello han sido las labores de la compañía con la Universidad de Guadalajara, en la creación de un Centro de Exploración de Ciudades Inteligentes y la instauración de convenios para potenciar la formación de estudiantes.

La presión de los costos en la industria son extremadamente intensos, debido a la ardua competencia entre compañías, para IBM sobrevivir operativamente como un productor de piezas de hardware, a la par que mantiene sus demás áreas de servicios, es una maniobra necesaria para ser competitivo, en donde resulta indispensable mantenerse cuidadosos sobre los costos bajos de producción ofreciendo productos que no demeriten sus estándares de calidad. En ese sentido Guadalajara es tierra fértil y el escenario de la ciudad es más que óptimo para ambas partes. De manera tal que es probable que este no sea el primer movimiento de este tipo que veamos en nuestra ciudad.