Aunque aún no hay nada cerrado, Netflix ha expresado su interés por establecer colaboraciones con productoras de Latinoamérica para desarrollar una serie original que sea emitida a través de este popular servicio de streaming de contenidos audiovisuales.

¡No te pierdas nuestro contenido!
5 de marzo de 2013, 21:03
Temas: Cine y TV

Netflix es un servicio de streaming de vídeo que se ha convertido en un referente al que todos miramos cuando hablamos nuevos modelos de distribución de contenidos de vídeo a través de Internet. Este servicio nos ha demostrado que es posible combinar Internet, el cine y las series de TV en un modelo de negocio rentable que aprovecha las ventajas de la red y los nuevos hábitos de consumo de contenidos por parte de los usuarios. Además de estar presente en Estados Unidos, Reino Unido, Irlanda y Canadá, Netflix tiene una fuerte presencia en Latinoamérica que, por lo que han comentado, quieren reforzar más mediante la producción de contenido propio.

Según comentó el Director de Comunicación de Netflix, Jonathan Friedland, el servicio tiene previsto iniciar conversaciones este mismo año con productoras regionales para plantear el desarrollo de contenidos propios con enfoque en Latinoamérica:

Tenemos planes de lanzar una serie original

Para Netflix, este tipo de apuestas no son nada nuevo y este mismo año está emitiendo la serie House of Cards, una adaptación de una mini-serie de la BBC con trasfondo político y protagonizada por Kevin Spacey y Robin Wright y con David Fincher en la dirección; un esquema que querrían repetir en Latinoamérica con una producción propia en la que trabajarían durante 2014, es decir, durante el próximo año siempre y cuando logren cerrar acuerdos con socios en la región. En Estados Unidos, Netflix está apostando fuertemente por los contenidos exclusivos y, además de House of Cards, la compañía trabajará en dos nuevas series (Hemlock Groove y Orange is the new black) así como en la cuarta temporada de Arrested Development, convirtiéndose así en un canal más de televisión que puede competir directamente con pesos pesados como Showtime o la mismísima HBO.

La fórmula, en mi opinión, es bastante interesante y nos muestra las posibilidades de la red como canal de distribución de contenidos audiovisuales, ya sea como canal complementario o como vía principal de difusión (como también es el caso de Pulp, que se distribuirá a través de la Xbox 360). Ofrecer contenidos exclusivos como complemento a la variada oferta de Netflix es un aliciente para encontrar nuevos usuarios y fidelizar a los existentes pero si, además, el contenido que se ofrece está centrado en el público objetivo (contenido local), las posibilidades son aún mayores.

De hecho, con esa idea de adaptarse mejor al usuario, Netflix (que superó el millón de usuarios en Latinoamérica el pasado mes de junio) está probando nuevas fórmulas de pago que permitan captar más usuarios y facilitar el acceso al servicio a usuarios que no posean tarjetas de crédito o no quieran realizar transacciones bancarias a través de la red. ¿Y qué tipo de fórmulas podrían aplicar? Aunque aún no hay fecha de lanzamiento, parece que Netflix estaría probando un sistema de prepago con el que eliminaría la barrera de entrada de la transacción bancaria.

El modelo de Netflix, y sus precios tan competitivos, son un buen ejemplo de que Internet y el mundo del cine y la televisión no son incompatibles y, de hecho, podría ser un incentivo para la industria facilitando la producción y distribución de contenidos locales.