Aprobada la Reforma de Telecomunicaciones de México se inicia el proceso hacia un cambio que afectará a los usuarios y consumidores de televisión, telefonía móvil e internet. Aquí presentamos una breve semblanza con las modificaciones más relevantes.

Es un hecho, México contará eventualmente con una nueva Ley de Telecomunicaciones, en una situación prácticamente irrevocable que ha comenzado su proceso de formalización con la aprobación de la iniciativa de reforma de telecomunicaciones en México por parte de la Cámara de Diputados el pasado 22 de marzo.

Con 16 horas de negociación, 393 votos a favor, 58 en contra y cero abstenciones, en un escenario donde los ánimos se mantuvieron agitados, ante la presencia física en el recinto de actores políticos nacionales de la talla de Santiago Creel, en una supuesta intervención de cabildeo con miras de obtener la aprobación de la reforma, salta a la vista el interés del sector privado y el poder público en la formación de esta nueva ley. Se avecina una serie importante de cambios, donde es posible que los puntos más relevantes (y controvertidos) de esta iniciativa terminen convirtiéndose en una disposición oficial que afectará a un sector importante de la población, cualquier que utilice y consuma medios de telecomunicación, por ello es importante explicar, de manera sencilla y simple, de qué trata esta reforma y en especial qué es lo que cambiará con ella:

La necesidad del cambio

La implementación de esta reforma generará importantes modificaciones en la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos en los artículos 6º, 7º, 27, 28,73, 78 y 9. Cambios que se perciben como necesarios ante la situación actual del escenario global y el relativo estancamiento de la legislación en esta materia, donde, se habían realizado algunas modificaciones discretas en materia legal para el terreno de las telecomunicaciones, radio y televisión, pero en realidad, los documentos legales de toda la operación en la nación se encuentran retrasados, con distintos años de diferencia. Estos son los estatutos oficiales que se verán afectados, con su año original de formación:

  • Ley Federal de Telecomunicaciones y Comunicación Satelital (1995)
  • Ley Federal de Radio y Televisión (1960)
  • Constitución Política de Estados Unidos Mexicanos (1917)

Como observamos la legislación más reciente tiene 18 años de haber sido creada, todos los cambios, modificaciones y evoluciones tecnológicas, comerciales y de comunicaciones vuelven necesaria esta reforma de telecomunicaciones en México, que en corto contempla los siguientes cambios:

Banda Ancha constitucional

El acceso a banda ancha e internet sería elevando al grado de ser considerado como una obligación constitucional por lo que será obligación del Estado generar una red de cobertura total de ambos servicios (esto no es lo mismo a que sea gratuito, pero casi, como en el caso del internet lo será en algunos casos, por Ley). Espacios públicos y del sector educativo, particularmente los alumnos, se verán beneficiados con este nuevo derecho.

Un nuevo ente regulador

La reforma contempla la creación Instituto Federal de Telecomunicaciones (Ifetel), el cuál será un órgano autónomo, con personalidad jurídica y patrimonio propios, que se encargará de la "regulación, promoción y supervisión del uso, aprovechamiento y explotación del espectro radioeléctrico, las redes y la prestación de los servicios de radiodifusión y telecomunicaciones, así como del acceso a infraestructura activa, pasiva y otros insumos esenciales". Este órgano se conformará por 12 funcionarios, quienes también tendrán autoridad en materia de radiodifusión, el salario de estos sujetos fue materia de discusión para su aprobación, al final se determinó que sus ingresos serían menores a los de un Ministro de la Suprema Corte de Justicia.

La inversión extranjera total ahora será legal

Como ya abordamos en la nota anterior sobre el tema, ahora se permitiría la inversión extranjera hasta del 100% en todos los sectores de telecomunicaciones, permitiendo así la llegada de grandes cadenas transnacionales que podrán ofertar sus servicios y contenidos con total libertad, lo cual puede resulta benéfico para los consumidores, más y mejores contenidos, mayor variedad de servicios, etc. Esto no significa que todo el catálogo de Netflix en Estados Unidos estará disponible para México, pero tendrá otras ventajas. La única condicionante presente en la reforma se contempla en el sector de la radiodifusión, donde la inversión extranjera podrá ser de hasta 49% a menos que el país de origen del inversionista otorgue mayores porcentajes de posibilidad de inversiones para inversionistas mexicanos, un quid pro quo.

Dos nuevas cadenas de televisión

Se contempla la licitación de dos nuevas cadenas de televisión particulares y una del Estado, con un plazo de 180 días para llevar a cabo del proceso por parte del Ifetel. De igual manera las radiodifusoras y televisoras públicas ya establecidas tendrían la posibilidad de recibir inversiones y donaciones por parte de entidades privadas.

Nuevas reglas de competencia

Se plantea formalmente el tema del must carry y must offer como parte de las obligaciones de los proveedores de servicios, acordando que todos aquellos canales nacionales que cubran más de 50% de territorio nacional tienen la obligación de ser retransmitidos mediante vía satelital por los sistemas de televisión restringida. Teniendo el ifetel la capacidad de sancionar en incluso retirar la concesión a cualquier operador grande (o "dominante" como se llama en la reforma) que toma provecho de esta situación.

Habrá tribunales especializados, no más SCT

La Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) se había venido convirtiendo en esta entidad aglutinante que intervenía en una diversidad de campos un tanto dispares, de manera tal que su rango de acción real e ingerencia se veía diluida entre tantas áreas de acción. En este nuevo documento se contempla la formación del ifetel y se han tipificado una serie importante de delitos, cuya incurrencia afecta al sector de las telecomunicaciones y sus usuarios. Se instruyó la creación de ministerios públicos y jueces especializados en la materia. Ahora la SCT podrá intervenir emitiendo una "una opinión no vinculante” sobre a quiénes se le otorgarán concesiones de Telecomunicaciones, radio y TV, pero las riendas de todo lo tendrá el ifetel.

No más Lolita Ayala

Uno de los puntos más interesantes (y amables) de esta reforma es que con ella quedará prohibida la transmisión televisiva de cualquier material publicitario que sea presentado como una nota informativa de carácter periodístico, esto en corto significa que ya no veríamos más cápsulas de Información que cura de Lolita Ayala, lo cuál se agradece infinitamente:

El dictamen que ya fue aprobado por la Cámara de Diputados ahora será enviado a la Cámara de Senadores para continuar el curso natural de su trámite legislativo en camino a convertirse en una Ley oficial, se tiene previsto que se ejecuten aún más modificaciones y discusiones que las realizadas la semana pasada, particularmente ante la incertidumbre de qué ventajas reales pueda significar para el sector ya estrablecido y las nuevas grandes empresas que entrarían al juego.

En teoría esta reforma permitirá un escenario más equilibrado y vigente para la oferta de estos servicios, que beneficiarán en razón de la competencia y apertura del mercado, a los consumidores, con más servicios, mejores productos y precios más accesibles en materia de TV por cable, internet y telefonìa móvil. Esperemos que así sea.