El Varstiff es un material desarrollado en el País Vasco que en su estado normal es totalmente flexible pero que al aplicarle el vacío se vuelve duro como el plástico o la escayola, lo que hace que sea muy útil para situaciones de emergencia en la que hay que inmovilizar a un accidentado.

Temas: Tecnología
Más de: MEDICINA, MéDICOS

Investigadores vascos han desarrollado el Varstiff, un material que pasa de blando a rígido a voluntad. El Varstiff es un material inteligente que en condiciones normales es flexible y se comporta como un tejido normal. Sin embargo, al aplicarle el vacío el material se vuelve totalmente rígido como la escayola o un plástico. Esto puede ser muy beneficioso al aplicarlo, por ejemplo, al campo médico e donde puede venir muy bien para inmovilizar zonas complicadas de forma rápida y segura.

El Varstiff se vuelve rígido al aplicarle el vacío y vuelve a su estado natural flexible cuando hacemos que el aire vuelva a entrar. El primer desarrollo para el cual se ha pensado es un inmovilizador para víctimas de accidentes. Es precisamente en el campo de la salud donde se están centrando los primeros esfuerzos, ya que también se está preparando un desarrollo para un fijador de posición que serviría para mejorar la calidad de vida de la gente que tiene que ir en silla de ruedas.

El Varstiff ha sido desarrollado por el Centro de Investigación Aplicada Tecnalia Research & Innovation y el programa ha sido dotado de una financiación de 350.000€ de la Fundación Botín, los cuales se invertirán en montar una empresa de base tecnológica situada en el País Vasco que ayude a acabar el desarrollo y que permita lanzar y comercializar ambos productos. Esta empresa se espera que empiece a funcionar a finales de este año y que en 2014 se lance ya el inmovilizador de emergencia al mercado.

Aunque se empieza con el campo de emergencia también se espera poder usarlo en el campo de la recuperación de lesiones. En lugar de tener inmovilizaciones con elementos que presionan y que ejercen fuerza sobre el músculo con el Varstiff se podrán tener elementos que inmovilicen pero sin presión, lo que mejorará la comodidad.

Otros usos pueden ser en el campo del ocio al aire libre, en donde podemos tener sillas y mesas portátiles y totalmente resistentes. O en la automoción en donde se puede hacer asientos ajustables o bandejas de maletero flexibles. Seguro que con imaginación se les ocurren muchos usos y es de agradecer que aunque se recorten los fondos para investigación y sea la última prioridad del Gobierno salgan desarrollos tan buenos e innovadores como este.