En España el concepto apagón analógico es algo que conocemos bastante bien; es el nombre que recibe el proceso de transición desde las emisiones analógicas de televisión hacia las emisiones digitales, es decir, la TDT (Televisión Digital Terrestre). En España el proceso de transición a la TDT comenzó a fraguarse en 2008 y culminó el 30 de marzo de 2010 con el cese de emisiones analógicas en todo el territorio (aunque nos enfrentamos a otro proceso de ajuste) y la llegada de muchos más canales de televisión o emisiones en HD. En un buen número de países de Latinoamérica este proceso aún no se ha dado y se siguen emitiendo las señales de televisión de manera analógica, sin embargo, México comenzó en el día de ayer su apagón analógico, convirtiéndose en el primer país de Latinoamérica en encarar el proceso de adopción de la TDT en un proceso de apagón de analógico aunque, la verdad, este primer apagón no ha resultado nada traumático.

¿En qué consiste el "apagón analógico"?

Como comentaba al inicio, conocemos como "apagón analógico" al cambio en la difusión de señales de televisión, abandonando el tradicional sistema de emisiones con señales analógicas por la emisión de señales digitales (lo que conocemos como TDT, Televisión Digital Terrestre). La ventaja de este sistema es que, para un mismo canal de frecuencias, en vez de difundir un canal de televisión podemos emitir varios canales (el número depende de la calidad de la imagen) así como enviar servicios adicionales como la guía de programación, la sinopsis del programa que estamos viendo, etc.

Otra ventaja de la TDT es que al trabajar con señales digitales, dejaremos a un lado las interferencias o las "dobles imágenes", es decir, si la recepción es mala nuestra televisión o nuestro receptor no será capaz de reconstruir la señal pero si la tasa de errores no es alta y nos llega la potencia de señal adecuada, veremos la imagen sin ningún tipo de interferencia.

Por contra, este cambio de tecnología requiere de una importante inversión y, por tanto, es un proceso que hay que abordar de manera escalonada:

  • El usuario debe poseer un receptor de televisión digital, ya sea una televisión con sintonizador TDT integrado o bien un decodificador externo conectado a su televisor tradicional.

  • En el caso de tener una antena de captación de señal de televisión es posible que tenga que cambiarla por una compatible y, si dispone de amplificadores de señal, también tendrá que adaptarlos a las bandas de frecuencia que se usen para la emisión digital y para esta tecnología.

  • Las señales de televisión proceden de centros emisores que cubren uno o varios núcleos de población que también emiten hacia repetidores de señal con los que se extiende la red de difusión. Obviamente, el cambio tecnológico también afecta a estos centros de emisión y también requieren de su actualización tecnológica.

Dicho de otra forma, la adopción de la TDT implica un coste que es asumido tanto por el Estado como por los propios usuarios y, para empeorar las cosas, el presupuesto termina siendo una variable que decide si se dejan núcleos de población sin cubrir o si se puede maximizar la cobertura. Muchas veces, todo depende de si se considera la televisión como un servicio básico o no, una categorización que obliga a cubrir todos los núcleos de población y que hace que, por tanto, todos los ciudadanos sean susceptibles de poder ver la televisión.

¿Qué países de Latinoamérica tienen previsto adoptar la TDT?

México está siendo el primer país de Latinoamérica en encarar su proceso de transición hacia la TDT pero no será el único en hacerlo (por cierto, México arrancó ayer el proceso y espera finalizar el 31 de diciembre de 2015).

Chile, por ejemplo, lleva tiempo con emisiones en pruebas y tiene previsto encarar el proceso de transición entre 2017 y 2018, Argentina también cuenta con emisiones en pruebas y espera hacer el apagón analógico en Buenos Aires en 2014 y en 2018 en el resto del país, Colombia lo hará en 2019, Costa Rica y Ecuador en 2017, Paraguay en 2016, Perú en 2020, Uruguay en 2015 y Venezuela en 2020.

El apagón en México

Según la web oficial sobre el apagón analógico en México, el proceso de apagón analógico del país arrancó en el día de ayer, 28 de mayo, en Tijuana y, a partir de ahí, se iniciará un proceso ordenado que cubrirá los siguientes hitos:

  • Noviembre de 2013: Mexicali, Ciudad Juárez, Nuevo Laredo, Reynosa, Matamoros y Monterrey

  • Noviembre de 2014: Torreón, México D.F., Celaya, León, Guadalajara, Jocotitlán, Cuernavaca, Puebla, Querétaro, San Luis Potosí, Villahermosa, Veracruz, Xalapa y Mérida

  • Noviembre de 2015: Aguascalientes, Chihuahua, Tuxtla-San Cristóbal de las Casas, Saltillo, Colima, Durango, Acapulco, Chilpancingo, Morelia, Uruapán, Zamora, Tepic, Matías de Romero, Oaxaca, Tehuacán, Cancún, Culiacán, Los Mochis, Mazatlán, Ciudad Obregón, Guaymas, Hermosillo, Tampico, Cerro Azul, Coatzacoalcos y Zacatecas

El proceso de apagón analógico en México, que está siendo gestionado por la Comisión
Federal de Telecomunicaciones (COFETEL), ha establecido una cobertura del 90% de la población como valor de referencia para certificar que una población está cubierta, es decir, que como mínimo el 10% de los usuarios se quedarían sin poder recibir señal y, por tanto, se quedarían sin ver la televisión. Este dato es importante tenerlo presente porque, entre otras cosas, afecta bastante a las expectativas de los usuarios (imaginemos invertir en una televisión nueva y no poder usarla porque no tenemos señal).

Cobertura en Tijuana - El apagón analógico en México, ¿qué debes saber?

Para comprobar la cobertura, podemos echar un vistazo a los mapas que hay disponibles en el sitio web oficial aunque, la verdad, este tipo de información no siempre es exacta y a veces tiene como origen cálculos aproximados o extrapolaciones que proceden de una serie de medidas reales.

Por tanto, el usuario que quiera seguir viendo la televisión, entendemos gratuita y no de pago, tendrá que adaptar su instalación y su televisión y, para hacernos una idea, un decodificador que permita reutilizar nuestra televisión analógica tiene un coste aproximado entre 400 y 700 pesos y, para un buen número de ciudadanos, es un coste extra que se les sale del presupuesto. El Gobierno de México ha destinado una partida de 100 millones de pesos del Fondo de Cobertura Social para subvencionar esta adaptación a las familias que lo requieran pero, seguramente, no habrá presupuesto para todos los solicitantes.

La adopción de la TDT también permite reorganizar el espectro radioeléctrico y, en el caso de México, se liberará la banda de los 700 MHz que se podrá reutilizar para otros servicios de telecomunicaciones (en España se usará una parte para LTE).

La experiencia en Tijuana

En Tijuana alrededor de 192.000 hogares han recibido subvención para adaptarse a la llegada de la TDT y la cobertura es de alrededor del 90%, es decir, el mínimo que se ha fijado el Gobierno. Un 93% puede parecer mucho pero no llegar al 100% implica que no se cubre todo el territorio y si a esto le sumamos que las subvenciones no han llegado a todo el mundo, el resultado es que un buen número de familias se han quedado sin ver la televisión.

Alrededor de 100 colonias de Tijuana están esperando los descodificadores que, teóricamente, les habían correspondido en base a la subvención gubernamental. Los afectados han estado protestando en el Ayuntamiento de Tijuana y el Alcalde se ha apresurado a declarar que es un asunto del Gobierno Federal. Además, unos 14.300 hogares se han quedado fuera de la cobertura de señal y también tendrán que esperar a ver si se adopta algún tipo de solución.