Peter Molyneux creó Curiosity hace unos meses. Este juego para dispositivos móviles también servía como experimento para estudiar el comportamiento de sus usuarios. El objetivo es eliminar los 69.000 millones de bloques que forman un cubo y, de este modo, averiguar qué hay en el interior de Curiosity.

Curiosity es uno de los últimos proyectos de Peter Molyneux, el famoso padre de juegos como Populous, Black & White, Fable y, próximamente, Godus, grandes clásicos que han hecho que sea enormemente reconocido en el sector. Pero para atraer a los usuarios a este título optó por algo mucho más sencillo: la curiosidad. Y es que sólo hay un motivo para descargar esta aplicación: saber qué hay en Curiosity. Falta poco para responder a esta pregunta.

Pero antes de seguir conviene explicar mejor el proyecto. Curiosity (Android, iOS) es el nombre de este juego desarrollado por el estudio de Molyneux, 22cans. La premisa, destruir bloques con el dedo, no podría ser más sencilla. Lo que no es tan simple es lograr que desaparezcan todos los que forman Curiosity, pues hay más de 69.000 millones. Y protegen algo.

Algo curioso se esconde en el centro del cubo. Requerirá la ayuda de todo el mundo romper las múltiples capas... Pero sólo una persona sabrá lo que hay dentro.

Además, estos bloques están agrupados por capas y hasta que no se han eliminado todos los que hay en una capa no es posible acceder a la siguiente. Hay potenciadores temporales que se pueden adquirir con las monedas que se obtienen al jugar (también es posible comprarlos), aunque también se pueden adquirir bloques adicionales para reforzar el cubo. Es decir, los propios jugadores pueden ir en contra de sus intereses.

Lo mejor de todo es que sólo una persona logrará saber qué hay en Curiosity; nada menos que aquella que logre eliminar el último cubo. Y, según aseguró el propio Molyneux en una entrevista con Wired, será una revelación que "cambiará la vida de esa persona para siempre".

¿Qué hay en Curiosity?

El desarrollador no dio más pistas. Es más, explicó que ni siquiera su mujer o sus hijos saben qué es, pues no podría "cargarles con el conocimiento". Únicamente otras dos personas saben qué hay dentro de Curiosity y el secreto permanecerá a salvo durante al menos una semana, el tiempo estimado hasta que se eliminen las 50 capas restantes.

De todos modos, aunque el juego consiguió cierto interés (casi 3,8 millones de personas lo habían descargado en diciembre del año pasado), el experimento ha durado más de lo que le habría gustado a Molyneux. Por este motivo, decidió dejar únicamente 50 capas mediante una actualización, pues el ritmo era demasiado lento. Según sus datos, a final de 2012 se habían destruido unos 6.729 millones de cubos, apenas un 10% del total y se arriesgaban a perder el interés de los 865.286 usuarios activos.

Lo interesante es que Curiosity también ha servido para explorar el comportamiento de los usuarios, que podían esculpir mensajes en la superficie del cubo. Desde obscenidades a peticiones de matrimonio (cinco, según Molyneux) o un obituario. Es más, en un momento dado un usuario creó una representación de las Torres Gemelas y otro añadió unos aviones. Un tercero creó pequeños puntos alrededor de las torres para simular las personas que se lanzaron al vacío.