Casi sin darnos cuenta, cada día usamos servicios y sistemas que se sustentan sobre alguna distribución GNU/Linux. Si alguien pensó que Linux era algo "que usaban unos pocos", vale la pena echar un vistazo a casos reales en los que Linux está presente.

¡No te pierdas nuestro contenido!
23 de julio de 2013, 21:37
Temas: Software
Más de: LINUX, SOFTWARE LIBRE

Canonical arrancó ayer una ambiciosa campaña para financiar el proyecto Ubuntu Edge, un smartphone que es capaz de funcionar como teléfono y también como equipo de escritorio, relegando el PC tradicional a un lado. Como nos podemos imaginar, Ubuntu Edge nos ofrecerá Ubuntu como sistema operativo sobre el que trabajar, un entorno de trabajo que cada vez es más habitual tanto a nivel personal como en las empresas o en las Administraciones Públicas. Cuando hablamos de sistemas operativos GNU/Linux, solemos pensar en servidores y, por supuesto, también en PCs pero Linux está presente en muchas más aplicaciones y sistemas de los que, quizás, nos podamos imaginar y, aunque no nos demos cuenta, al cabo del día podemos interactuar con más de un sistema o aplicación que está sustentada sobre una distribución GNU/Linux.

Linux está presente en el escritorio, en dispositivos móviles, sistemas, servidores y muchas aplicaciones críticas

Quizás el ejemplo más evidente de los usos de Linux fuera del escritorio es Android y si tenemos en cuenta que se han dado alrededor de 900 millones de activaciones de Android en 2013 (según lo que Google nos mostró durante el arranque de la keynote inaugural del pasado Google I/O 2013), es bastante complicado que no nos hayamos puesto delante de un dispositivo que esté basado en Android. Tabletas, smartphones e, incluso, otros dispositivos como los set-top-boxes que transforman una televisión convencional en una SmartTV, cámaras de fotos o los mini-PCs con Android son algunos ejemplos reales que podemos encontrar en el mercado y que están vinculados al mundo Linux.

Como comentábamos al inicio, muchos centros de datos alojan servidores que tienen instaladas distribuciones Linux por ser plataformas que aúnan estabilidad, seguridad y, sobre todo, unos interesantes costes de operación frente a soluciones propietarias. Muchos ISPs ofrecen hosting en servidores que tienen instalada una distribución Linux y servicios que usamos a diario como Wikipedia, Twitter o Facebook. La mayor parte de la arquitectura de Twitter descansa sobre Linux puesto que, entre otros factores, le aporta flexibilidad y capacidad para personalizar el sistema operativo de sus servidores. Google utiliza Linux tanto en sus puestos de trabajo (hace años que tienen una distribución propia basada en Ubuntu) como en sus servidores y, de hecho, es un contribuyente al proyecto del kernel.

De hecho, siguiendo con el mundo de los servidores y los centros de datos, 476 de los 500 supercomputadores más potentes del mundo usan Linux según los datos del mes de junio del ranking TOP500; un dato de gran importancia que creo que ilustra muy bien el dominio de GNU/Linux dentro del mundo de los centros de datos y los servidores. Tianhe-2 (el supercomputador chino que ocupa el primer lugar) utiliza la distribución china Kylin Linux y Titan (que ocupa el segundo puesto) usa Cray Linux Environment. De hecho, también podemos encontrar Linux en los sistemas del CERN y, más concretamente, en el sistema de control del acelerador de partículas.

Podemos encontrar sistemas basados en Linux en muchas aplicaciones y servicios que usamos a diario, por ejemplo la caja registradora de un supermercado

Dejando a un lado lo "más evidente", Linux está presente en la Estación Espacial Internacional (se migraron los equipos usados por los astronautas a Debian 6 tras la infección por un gusano y también es la base sobre la que se apoya Robonaut), Estados Unidos está migrando a Linux los drones de la Marina y también la Marina trabaja en la implantación de sistemas basados en Linux en sus submarinos nucleares. Otras aplicaciones críticas que también se apoyan en Linux son las de la Bolsa de Nueva York (Wall Street), los sistemas de gestión del tráfico aéreo de Estados Unidos (los sistemas de la FAA se apoyan sobre servidores con Red Hat), sistemas de gestión del tráfico rodado como los de la ciudad de San Francisco o, incluso, el sistema que controla los trenes de alta velocidad de Japón también se sustentan en Linux.

Cajas registradoras de supermercado, dispensadoras automáticas de billetes de tren o metro, electrodomésticos, coches (Toyota es miembro de la Fundación Linux), calculadoras o algo tan extraño como una ordeñadora de vacas también son sistemas que se apoyan en Linux.

Si alguien alguna vez pensó que Linux es algo que usa "muy poca gente", seguramente al cabo del día haya sido usuario de más de un servicio que se apoya en este sistema operativo sin tan siquiera darse cuenta.