El nuevo iPhone 5S y el muy rumorado iPhone 5C de menor costo se anunciarían en un evento a la prensa especializada el próximo 10 de septiembre según fuentes cercanas a la organización del evento que revelaron el dato a AllThingsD.

Fuentes relacionadas al evento aseguran a AllThingsD que la nueva generación del iPhone supuestamente se presentará el próximo 10 de septiembre en un evento para prensa especializada. Como ya viene siendo costumbre, es a finales de verano la época elegida para lanzar nuevos modelos de su smartphone (iPhone 4S se presentó el 4 de octubre de 2011 y el iPhone 5 el 12 de septiembre de 2012). El evento estaría enfocado en el nuevo iPhone 5S (¿o iPhone 6?) y la presentación de una nueva variación con un precio menor que aparentemente se llamará iPhone 5C.

El posible iPhone 5S tendría el mismo diseño del actual iPhone 5 pero con algunas mejoras que incluyen una cámara mejorada, seguramente una mejor disposición del lente, cristales, mejoras en el flash y sensor de 12 megapixeles. y sensor de huellas dactilares para mayor seguridad sin la necesidad de contraseñas. Además seguramente podremos esperar mejoras en los materiales usados para la construcción del teléfono después de las innumerables quejas en el modelo de color negro que inmediatamente se despinta, que se raya fácilmente.

¿Por qué Apple necesita lanzar el iPhone 5C?

Para entender la estrategia de venta de iPhones más baratos (muy mal descrita como "iPhone low-cost") hay que entender la manera en que Apple vende smartphones: se lanza una terminal nueva cada año, un solo modelo que se actualiza en forma física, actualizando sus componentes internos y adaptándolo a las necesidades actuales del mercado pero sobre todo a los requerimientos del sistema operativo. Pero los iPhones de dos generaciones anteriores se siguen vendiendo por menor costo. Por ejemplo, ahora mismo es posible comprar iPhone 5 pero también el 4S y el 4. De hecho el iPhone 4 ha significado un porcentaje interesante e importante de la venta de smartphones para Apple durante los últimos tres trimestres fiscales.

El problema es que el iPhone 4 y el iPhone 4S usan un conector diferente al del iPhone 5. Cuando salga el iPhone 5S se seguirá vendiendo el iPhone 5 y el 4S. Tendrán una gama con dos teléfonos que usan conector Lightning y otro que usa el clásico de 30-pins. No es conveniente para la compañía, ni para la línea de producción, ni lo es para el ecosistema de cables, ni siquiera para la línea de distribución. ¿La solución? Deshacerse de esos modelos e introducir al mercado un dispositivo con componentes que ya son parte de la línea de producción, con materiales (probablemente similares o iguales a los usados en el iPod touch) que representen menos costo a la hora de construirlos y ofrecerlos a menor costo, probablemente similar a lo que hoy costaría un iPhone 4 ...o lo que en octubre costaría un 4S.

También es probable que con el iPhone 5C, Apple empiece a intentar introducir la estrategia ya conocida en su gama de iPod touch y iPod nano de vender terminales en diferentes colores y haciendo un marketing más cercano a un público joven que usan sus dispositivos móviles para jugar, chatear o usar redes sociales.

De todas maneras, y de ser cierto el rumor, estas dudas se despejarán el próximo 10 de septiembre.