Es un hecho, Apple está trabajando en el iPhone 5C, un smartphone de menor costo con respecto a la oferta actual, pero con diseño, tamaño de pantalla y algunos componentes de última generación: alternativas para disminuir su precio y competir de lleno en la gama media de dispositivos móviles. Aunque inicialmente puede parecer que la estrategia de la compañía se aleja fuertemente del camino recorrido por Steve Jobs, la verdad es que el iPhone 5C no solo tiene mucho sentido, sino que terminará revolucionando nuevamente el mercado móvil.

¡No te pierdas nuestro contenido!
15 de agosto de 2013, 19:14
Más de: APPLE, IPHONE, IPHONE 5C

Debo ser sincero con ustedes, queridos lectores: yo era un detractor de que Apple lanzara un "iPhone low cost", como se lo ha mal-llamado en los medios últimamente. La idea de que la compañía intente competir con terminales de bajo costo como el Galaxy Ace me generaba un rechazo monumental. ¿Un iPhone construido de plástico barato? ¡Qué horror! Afortunadamente no es el caso, y a medida que más detalles del iPhone 5C se filtran, la estrategia de Apple empieza a ser clara y absolutamente genial.

El antes y el después del iPhone

Los cientos de dispositivos de Nokia durante su época dorada.

Los cientos de dispositivos de Nokia durante su época dorada.

El mundo de los teléfonos móviles antes de que Apple entrara a ese mercado era muy pero muy diferente. La estrategia, impuesta sobre todo por Nokia, consistía en hacer feature phones; es decir, toda clase de modelos orientados a segmentos muy particulares de la población, donde el hardware tenía mucho más peso que el software, pues este era sumamente limitado. Tanto Nokia como la gran mayoría de fabricantes populares en ese momento no tenían la visión o no entendían que lo más importante en un dispositivo tecnológico es el software y que el hardware debe responder a sus necesidades particulares.

El iPhone cambió por completo el paradigma con un móvil cuya parte frontal es una gran pantalla que ocupa la gran mayoría del dispositivo. Todo lo importante, todo lo que debe suceder está ahí dentro, en el software, en la interfaz gráfica. Da igual lo que se necesite hacer, el desarrollado de la aplicación cambia y modifica la interfaz para ofrecerle al usuario lo que necesite.

Por lo tanto: un modelo de iPhone al año era suficiente. Un dispositivo con tres precios diferentes en gama alta (como casi todo lo que Apple vende) que se diferencian tan solo por el espacio de almacenamiento. Pero a medida que los años pasaron, los modelos anteriores se convirtieron en la opción de "rango medio". Cuando se lanzó el iPhone 4S, la generación anterior, el iPhone 4 se convirtió en la opción "un poco más barata" y el iPhone 3GS la opción "aún más barata". Apple aprendió de esta particular tendencia de mercado y por lo tanto retiene la estrategia que resultó ser muy, pero muy rentable: lanza un modelo de iPhone nuevo y mantiene la fabricación de dos generaciones anteriores.

¿Qué tan rentable? Durante el primer, segundo y tercer trimestre fiscal de 2013 el iPhone 4 ha sido uno de los grandes responsables de que el porcentaje de ganancias de Apple sea dominado por la venta de iPhones. Resulta que, aunque suene obvio, es muy popular en mercados emergentes. ¿Por qué? Aunque es un modelo de hace dos años, mantiene un diseño que al día de hoy se ve nuevo, actual y relevante, le es posible ejecutar las últimas versiones de iOS, tiene una buena cámara y en general es mejor que la gran mayoría de la oferta de gama media actual.

La necesidad del iPhone 5C

iPhone 5C

Ya se venden más smartphones que móviles "normales", por lo tanto sí hay necesidad de diversificar la gama de con teléfonos nuevos para satisfacer ciertas necesidades del mercado, que se han hecho especialmente obvias durante los últimos 12 meses. Sí, Apple seguiría vendiendo tres productos, pero de una forma radicalmente diferente a años anteriores, y aquí es donde empieza a hacer sentido la necesidad de un iPhone 5C:

En septiembre Apple presentará la nueva oferta de smartphones que consistirá en:

  • Nuevo iPhone 5S
  • Nuevo iPhone 5C
  • Actual iPhone 5

Con lo cual abandonarán la fabricación y venta del iPhone 4 y 4S. Esto hace obvia la segunda razón y la necesidad por la cual Apple introduce el 5C. Toda la gama de smartphones tendrá:

  • El mismo tamaño de pantalla
  • Las mismas dimensiones físicas (o prácticamente las mismas)
  • El mismo conector Lightning

Eso significa que Apple paulatinamente dejará de tener la necesidad de fabricar, empacar y vender cables de 30-pins. La línea de producción dejará de ensamblar teléfonos con componentes diferentes y se optimizará (una de las obsesiones de Tim Cook) hacia el ensamblaje de tres modelos con tamaños de pantalla similares, con los mismos componentes de conexión y quién sabe cuántos elementos internos compartidos entre los tres modelos, que acelerarán la fabricación de dispositivos y mejorarán los márgenes de la compañía, al ordenar y fabricar más piezas de lo mismo para más dispositivos.

Los desarrolladores también se verán sumamente beneficiados, al poco a poco sólo tener que preocuparse por un tamaño de pantalla cuando se trate de hacer aplicaciones para el iPhone. Apple, en vez de fragmentar más el ecosistema, lo va a reducir. Las pantallas de 3,5 pulgadas en iOS desaparecerán.

El objetivo a largo plazo de Apple es integrar su ecosistema en todas las formas posibles: desde elementos tan superficiales y simples como el tipo de conector que usa el cable para cargar los dispositivos hasta la unificación (o al menos la simplificación máxima de resoluciones de pantalla), incluyendo el hardware en su forma y en el funcionamiento de sus dispositivos. Tanto en los nuevos como los que ya tienen 12 o 24 meses de haber sido lanzados.

El esfuerzo de Apple por evitar la fragmentación en la gama baja de sus dispositivos empezó hace casi un año, con el lanzamiento de la última generación del iPod touch, que ya ofrecía el mismo tamaño de pantalla que el iPhone 5. De hecho, viendo todo aquello que se ha filtrado del iPhone 5C, parece que la última generación del reproductor de música de la compañía (que en resumidas cuentas es un iPhone sin teléfono) era una primera prueba de cómo el mercado se comporta ante un dispositivo con ese tamaño de pantalla, con esos materiales, con una oferta de colores y un precio bastante competitivo. No se sorprendan si el material y colores del iPhone 5C sean similares o iguales a los del iPod touch actual.

Un iPhone clave para mercados emergentes

El iPhone 5C no es un smartphone de «bajo costo». Será un teléfono de «menor costo»

El iPhone 5C no es un smartphone de "bajo costo", hacer productos baratos con materiales y componentes de baja calidad no está en el ADN de Apple. Pero sí será un teléfono de "menor costo" a la oferta propia actual. Será irresistible: un dispositivo nuevo, con componentes de última generación pero con un precio muy atractivo. Apple ha jugado esta carta antes con el Mac Mini y con el MacBook Air de 11 pulgadas: dispositivos muy pero muy alejados de la gama baja de la competencia pero con precios lo suficientemente bajos para ser adquiridos por un sector del mercado que no está dispuesto a pagar 600 o 700 dólares/euros por un smartphone de última generación.

El iPhone 5C revolucionará el mercado siendo quien dictará lo que es y debería ser un dispositivo de gama media. Dejaremos de pensar como tales las versiones "mini" (como el Samsung Galaxy S4 Mini o el HTC One Mini) o en versiones descafeinadas de los teléfonos de última generación, y tendremos a toda la industria persiguiendo o intentando alcanzar lo que el iPhone 5C significa para los consumidores.

Volveremos a leer incontables artículos de productos o marcas fabricando el "iPhone 5C killer". Si hacemos una analogía, el 5C será el iPod mini (y posteriormente Nano) de los iPhones. Una vez que el "hermano mayor" se popularizó lo suficiente, que el mercado en donde se mueve haya madurado lo necesario y la compañía tenga el conocimiento suficiente del comportamiento del producto y sus usuarios, se empiezan a crear variaciones en forma/precio que respondan a nuevas necesidades del mercado. Cuando el iPod estaba en uno de sus puntos de popularidad más altos, Apple lanzó el iPod mini: versiones del reproductor, de colores, un poco más pequeñas y un poco más baratas. Y cuando el mini estaba ya establecido, las actualizaron por versiones aún más pequeñas llamadas Nano. El iPod siempre siguió siendo popular, pero fue la gama media de reproductores, los Nano, los que más se vendieron. La historia se repite y es muy probable que suceda lo mismo con el futuro iPhone 5C y sus sucesores.

El efecto halo

El iPhone 5C será el responsable de un nuevo efecto halo en Apple

Cuando apareció el iPod se habló durante años del efecto halo: un usuario de PC de toda la vida adquiría un iPod y con ello entraba, poco a poco, al ecosistema de Apple. Entendía que eran productos de mayor calidad, más fáciles de usar y con más estilo. Su siguiente compra, probablemente, era una Mac. El iPod, sin querer, se convirtió en uno de los mejores argumentos de venta de Apple. Es una estrategia brillante pero que ocurrió por accidente (la compañía no esperaba que el negocio de reproductores de música digitales fuera tan grande).

iPod mini

El costo por "adquirir" un cliente no es el mismo con todas las personas. Como bien explican en Techpinions, hay un grupo muy grande de consumidores en busca de un mayor valor en los dispositivos tecnológicos que quieren usar, pero (aún) no están dispuestos a pagar precios premium por adquirirlos. Por eso existe el iPod nano, la MacBook Air de 11 pulgadas, la MacMini. Una vez que tienes al usuario "viviendo" dentro de tu ecosistema, es más probable que las siguientes compras sean productos más caros o cercanos a la gama alta. Es una historia que hemos escuchado decenas de veces. Personas que tuvieron una Mac Mini como su primera Mac, pero el siguiente equipo que adquirieron fue un MacBook Pro o un iMac.

El iPhone 5C creará un nuevo efecto halo en los consumidores que pretenden entrar al mundo de Apple por primera vez ahora que pueden adquirir un smartphone de última generación a un precio atractivo. Una vez que tengan sus aplicaciones favoritas, su música adquirida en iTunes, se acostumbren a escuchar música en iRadio y descubran que, a diferencia de un Android de gama media/baja, siempre podrán tener la última versión del sistema operativo sin tener que esperar meses o años, tendrán una nueva marca favorita.

Y así, nuevamente, Apple revolucionará el mercado.