En la era de los smartphones de "usar y tirar", llega un concepto totalmente diferente. Phoneblocks es un dispositivo construido por módulos que permite actualizar cada bloque individualmente. Una idea buenísima.

Temas: Hardware

Cuando aún nos estamos recuperando de la resaca de la presentación del iPhone 5c y 5s, aparece un concepto de un smartphone totalmente diferente. Phoneblocks es un dispositivo sin obsolescencia programada y, aunque a día de hoy es un concepto, está ganando mucha notoriedad y no me extrañaría que se acabe conviertiendo en realidad. La idea es simple: crear un teléfono con bloques que se puedan actualizar independientemente de los otros, una idea buenísima.

La obsolescencia programada preocupa cada vez a más personas. Las compañías que desarrollan hardware necesitan seguir vendiendo dispositivos, lo que significa que tienen que conseguir que dejemos de ver con buenos ojos nuestro smartphone que tiene sólo un año de vida. Pueden conseguirlo de dos maneras: a) que nos creen la necesidad de tener el siguiente modelo al nuestro porque presenta un par de características nuevas, o b) que la experiencia con el sistema operativo se vaya haciendo tan lenta que necesitemos actualizarnos.

Para combatir estas prácticas llega Phoneblocks. Su creador, Dave Hakkens plantea la creación de un dispositivo que permita cambiar fácilmente ciertas partes del mismo. El diseño del hardware es la clave, ya que se trata de un smartphone que parece un Lego al estar montado de forma modular. Digamos que necesitamos actualizar la memoria RAM de nuestro teléfono: simplemente retiramos el pequeño bloque de memoria y colocamos el nuevo que hayamos comprado. Poniendo un ejemplo práctico, en el caso que vimos ayer con el iPhone 5s, tendríamos la posibilidad de añadir el módulo Touch ID cambiando la parte delantera.

Lo más interesante del concepto es que sugiere que se puedan montar diferentes módulos según tus necesidades. Es decir, si eres una persona que te gusta la fotografía colocas una cámara mejor que ocupa más espacio trasero y sacrificas otro elemento. El dispositivo necesitaría que el sistema operativo reconociera todas las modalidades y se pudiera adaptar sin problemas a las actualizaciones que se fueran haciendo. Hakkens publicó su proyecto en Thunderclap para conocer la opinión de la gente y la viabilidad del producto. Él buscaba el apoyo de 10.000 personas para empezar a planteárselo y, en tan sólo 24 horas ha conseguido doblar esa cifra. Esperemos que esta idea se haga realidad.