• Configuración híbrida de baterías con dos tecnologías diferentes: iones de litio y metal-aire.
  • Nuevos modos de conducción extendida usando la batería de iones de litio para cargar la de metal-aire.
  • Hasta 643 kilómetros de autonomía.
¡No te pierdas nuestro contenido!
28 de septiembre de 2013, 15:45

¿Y sí pudiéramos comprar un vehículo eléctrico que nos permitiera recorrer más de 600 kilómetros con una sola carga? Ese día está mas cerca que nunca y podría ser posible gracias a Tesla, el fabricante que está empezando a ser temido por los grandes del sector automovilístico en materia de coches eléctricos como Nissan o Renault y ahora también BMW.

Un informe realizado por Global Equities Research acaba de desvelarnos dos nuevas patentes realizadas por Tesla (20130187591 y 20130181511) relacionadas con una nueva batería, o mejor dicho, un conjunto de baterías, con el que podríamos recorrer hasta 400 millas sin parar a recargar, es decir, algo más de 643 kilómetros.

La proeza parece relativamente sencilla. Tesla ha decidido montar dos baterías con diferentes tecnologías que se complementan y pueden arrojar sobre la ficha técnica este dato tan increíble. El truco consiste en instalar una batería de metal-aire y otra de iones de litio. El resultado es que el vehículo emplearía la batería de siempre, la de iones de litio, para el uso cotidiano y reservaría la de metal-aire para largos trayectos.

Tesla

Esta última batería utiliza el oxígeno como un electrodo y el metal, que suele ser el zinc o el aluminio por su precio, como conductor, una combinación mucho más barata que la de iones de litio pero presenta una vida útil más corta cuando se enfrenta a cargas regulares. Es por eso que no se puede emplear como suministrador principal, pero como secundario toma un papel clave en esta configuración híbrida.

La incorporación a los futuros modelos de Tesla de esta nueva batería combinada no está definida y seguramente haya que esperar algunos años, pero el resultado es que podríamos ver un modo de conducción adicional enfocado a ofrecer mayor autonomía. El motivo no es otro que la batería de metal-aire tiene una mayor densidad de energía que las de iones de litio pero los paquetes son de una densidad de potencia baja. Dura más pero seguramente a costa de disminuir ligeramente las prestaciones, caso de la aceleración.

Pero quizá el modo que podría ser el revolucionario es el que emplearía a la batería de iones de litio como fuente de energía para la de metal-aire por lo que, a plenitud de carga y seleccionando el modo de autonomía extendida, podríamos tener unos datos de auténtico infarto. De hecho, creo que los 643 kilómetros de autonomía se podrían conseguir únicamente de esta manera ya que se emplearía para ello la batería enfocada a este trabajo pero con el doble o el triple de autonomía que lo que dictaría su capacidad, por ahora desconocida.

Tesla

Según las primeras informaciones nacidas de esta patente, Panasonic seguiría siendo el proveedor básico de baterías aunque Samsung se encargaría de una gran porción del pastel. Tesla mantiene un acuerdo con Panasonic por el que le comprará 80.000 unidades en los próximos cuatro años y quién sabe lo que sucederá después. ¿Será Tesla capaz de fabricar sus propias baterías? Sólo el futuro podrá responder a esta duda.

Lo que está clara es una cosa: a los vehículos 100% eléctricos les queda mucho por evolucionar pero parece que serán la alternativa dentro de unos cuantos años. Quizá no porque sean la mejor alternativa sino por la cantidad de dinero que se están gastando en hacerla viable.