El desarrollo de aplicaciones es un trabajo como cualquier otro, por lo que merece ser remunerado. Así pues, deja de descargar aplicaciones piratas y paga por el software que descargas.

¡No te pierdas nuestro contenido!
3 de noviembre de 2013, 20:01
Temas: Software
Más de: APLICACIONES

Esperas durante días, semanas y meses a un móvil, tablet u ordenador de gama alta, media o baja. Cuando comienza a venderse, gastas decenas e incluso cientos de euros en ese dispositivo, hasta compras una funda original (que generalmente son caras) para tenerlo bien protegido. Y, tras encenderlo por primera vez, lo primero que haces es comenzar a descargar aplicaciones, entre las que se incluyen aplicaciones piratas. ¿No es un poco contradictorio y, en cierto modo, hipócrita?

Nos podemos permitir aparatos tecnológicos cuyo precio superan normalmente los 200€ pero no somos capaces de pagar unos 2.5€ (precio medio en móviles y tablets) por una aplicación que, o bien nos resulta muy útil en determinadas ocasiones, o la usamos en nuestro día a día decenas de veces (como el caso de Tweetbot). Lo más grave es que el costo de estas aplicaciones es, en el 95% de las ocasiones, insignificante, pues no cuesta más que un café, una copa o una revista, cosas que compramos habitualmente sin pensar en el precio; pero, aún así, seguimos con la negativa de pagar.

Es cierto que la situación económica actual (sobre todo en España) no es excesivamente buena, pues existen miles de personas con serios problemas económicos, pero, a pesar de ello, las aplicaciones piratas no son la solución, principalmente por dos motivos:

  • Desarrollar aplicaciones es un trabajo como otro cualquiera: al igual que pagamos en el supermercado, a un mecánico o en una tienda de ropa, el desarrollo de aplicaciones es un trabajo como otro cualquiera (hay gente que vive del desarrollo de aplicaciones), por lo que merece ser remunerado correctamente como el resto, algo que no conseguimos con las aplicaciones piratas.

  • La descarga de aplicaciones piratas nos perjudica a todos: aunque no lo parezca, el no pagar por las aplicaciones nos perjudica a todos. El ejemplo más claro es el de Falcon Pro, un cliente de Twitter para Android muy popular que superó el límite de tokens permitidos por la API de Twitter debido, sobre todo, a la cantidad de descargas piratas (alrededor del 60%), provocando la retirada de la aplicación de la Google Play Store. Asimismo, si el desarrollador no recibe ingresos por su trabajo, probablemente invertirá menos tiempo y dinero en el desarrollo de su aplicación que si recibiera ingresos, lo que nos perjudica directamente a los usuarios, que no disfrutaríamos de esas nuevas características.

Esta costumbre de 'piratear' aplicaciones proviene del pasado, cuando los precios del software para PC eran abusivos –aunque en algunos casos lo sigue siendo– y la mayoría de la gente no podía permitírselo. Pero, en la era actual, los precios del software han bajado considerablemente, incluso en las aplicaciones para ordenadores, por lo que ya no hay excusa. La Mac App Store es un buen ejemplo de ello, una tienda donde podemos encontrar una gran cantidad de software de calidad por precios muy bajos (teniendo en cuenta la calidad de este software). Y Google Play, Marketplace y App Store son incluso mejores ejemplos de ello, pues podemos descargar aplicaciones que usamos varias veces en nuestro día a día por precios que, sinceramente, creo que no hacen justicia con el producto.
Está mal visto socialmente pagar por las aplicaciones que descargas
Lo más curioso (y a la vez triste) sobre la descarga de aplicaciones piratas es que, quien hace lo correcto y paga por el software o, simplemente, no descarga versiones 'pirata', está mal visto por la sociedad y recibe respuestas del tipo "Eres tonto pagando por una cosa que puedes obtener gratis". Es algo que personalmente me ha ocurrido en muchas ocasiones al defender el pago del software frente a la piratería y que resulta francamente triste.

Así pues, insisto en la pregunta con la que comenzaba este post: ¿por qué sigues descargando aplicaciones piratas en lugar de ser justo y pagar por un software que usas día tras día? Ya no existen motivos para continuar con ello, por lo que dejemos esta conducta de lado y comencemos, de una vez por todas, a pagar por lo que es justo.