GSMA ha publicado su informe anual sobre el mercado de las comunicaciones móviles en Latinoamérica; un sector que se ha convertido en un importante motor para el desarrollo económico de una región que representa el 10% del mercado móvil mundial.

En los últimos meses venimos viendo un interesante cambio en el sector de las comunicaciones móviles en Latinoamérica. Los actores están cambiando y, por ejemplo, la hegemonía de BlackBerry está cediendo su puesto a Windows Phone y también estamos viviendo la entrada de nuevos actores como Firefox OS. Latinoamérica se ha convertido en un mercado clave para la industria de la telefonía móvil, un hecho que queda bastante patente en el informe Economía móvil en América Latina 2013 que ha elaborado GSMA (Asociación GSM), la agrupación de operadores y fabricantes responsables del Mobile World Congress de Barcelona.

Latinoamérica representa el 10% del mercado móvil mundial desde el punto de vista de los ingresos.

Si había un concepto que se repitió hasta la saciedad durante el pasado MWC fue el de "mercados emergentes", un paraguas en el que se incluía tanto a España y Latinoamérica como escenarios en los que se estaba viviendo toda una explosión en el segmento de la movilidad. Los datos del informe publicado por GSMA, y elaborado por la consultora Boston Consulting Group, dibujan un mercado muy activo que representa el 10% del mercado móvil mundial desde el punto de vista de los ingresos y uno de los mercados con mayores perspectivas de crecimiento (un 9% interanual entre 2011 y 2012).

Latinoamérica es el segundo mercado de más rápido crecimiento de todo el mundo, un ecosistema que está viviendo una importante transición entre la "creación de masa crítica de usuarios" y el desarrollo de servicios de valor añadido que permitan evolucionar el mercado desde los servicios básicos hasta la explosión de la banda ancha móvil, los servicios en movilidad y el desarrollo de un ecosistema de empresas capaces de desarrollar su actividad sobre estos pilares.

Si tomamos como referencia el Hype cycle de Gartner, el segmento de la movilidad en Latinoamérica va camino de la consolidación; es decir, se ha ralentizado el crecimiento de los usuarios y, por ende, los ingresos de los operadores. Una ventana de oportunidad para encarar los las aplicaciones prácticas mediante la oferta de servicios de datos en movilidad (banda ancha móvil) y los servicios; una nueva fase que promete bastantes beneficios en términos macroeconómicos puesto que, actualmente, la industria móvil es uno de los pilares fundamentales de la economía de Latinoamérica y aporta un 3,7% al PIB de la región.

¿Cómo es el mercado de las comunicaciones móviles en Latinoamérica?

En el mes de junio, la GSMA computó 164 millones de usuarios de banda ancha móvil en Latinoamérica, un dato bastante interesante que mejora aún más cuando le sumamos las estimaciones de un crecimiento del 30% anual durante los próximos 5 años. ¿El motivo de estas proyecciones tan optimistas? La banda ancha móvil se postula como la solución a los problemas de provisión de servicios de banda ancha fija; es decir, la combinación de baja cobertura, alto coste y servicio no demasiado bueno.

La banda ancha móvil cuenta con más de 164 millones de usuarios y crecerá un 30% anual hasta 2018.

Al postularse como alternativa a las conexiones fijas, los precios deben bajar y, según los operadores, es algo que los usuarios ya han podido comprobar con las bajadas de precios que se han efectuado en los últimos tres años y el lanzamiento de paquetes de servicios tanto en contrato como en prepago.

Con respecto al despliegue de infraestructuras, el informe de la GSMA arroja un dato que vale la pena analizar. Entre 2009 y 2013, se han realizado en Latinoamérica inversiones en infraestructuras móviles equivalentes a 48 mil millones de dólares y, con el despliegue de LTE en plena ebullición, se estiman 64 mil millones de dólares de inversión en los próximos 4 años. Evidentemente, el despliegue de infraestructuras móviles es mucho más ágil que el de banda ancha fija; por tanto, para muchos usuarios la banda ancha móvil será su primera puerta de acceso a Internet y el smartphone su primer dispositivo conectado.

Inversión en despliegue

Inversión en despliegue

A finales de 2013, se estima que el 20% de la población de Latinoamérica será usuario de un smartphone; un dato que lo sitúa en la media mundial y que crecerá hasta el 44% de la población para el año 2017. En algunos países, la penetración de la telefonía móvil roza el 100% y, con la saturación del mercado de la voz móvil, el uso de datos en movilidad se presenta como el motor de ingresos de los operadores en esta nueva fase.

¿Y qué países son los más activos? Según el informe elaborado por Boston Consulting Group, Brasil, México y Argentina (por este orden) son los países tractores del mercado de las comunicaciones móviles en Latinoamérica. Tractores tanto en penetración del servicio con respecto a la población como en número de abonados y, por supuesto, por el motor económico que esto supone (por sus aportaciones al PIB).

Caracterizacion del mercado de las comunicaciones moviles en Latinoamerica

Retos y oportunidades

Hay que tener en cuenta que GSMA es una organización formada por operadores y empresas del sector; por tanto, la mayoría de los datos expuestos en el informe tienen "el punto de vista de los operadores". De hecho, esto es algo que queda bastante claro cuando analizamos los "retos y amenazas" que el informe de GSMA pone de manifiesto sobre las operaciones en Latinoamérica.

GSMA identifica como amenaza los monopolios de facto existentes en algunos países y las adjudicaciones poco transparentes de licencias.

Son muchos los países que están acometiendo reformas en sus respectivas leyes sobre telecomunicaciones o en las asignaciones de las bandas de frecuencia; un cambio de regulación que, evidentemente, tiene su impacto en los operadores. Por un lado, porque en muchos casos se han subido las tasas y los impuestos, un "detalle" que en el informe se nombra como "contribución de los operadores a las arcas públicas" y, por otro lado, consideran que en muchos países se siguen prácticas poco transparentes en las concesiones de licencias.

Dicho de otra forma, si los Gobiernos son proteccionistas con los "operadores nacionales" y, realmente, el mercado no está liberalizado; la inversión será mucho más dificultosa porque no se atraerá el interés, por ejemplo, de los operadores extranjeros (un aspecto que se comentó mucho cuando la reforma de la Ley Federal de Telecomunicaciones de México).

Mercado de las comunicaciones móviles en Latinoamérica - estado por países

De hecho, parece que el punto de bloqueo actual está en el despliegue de LTE; un aspecto que el informe considera en "punto muerto" hasta que no se haga efectivo el dividendo digital y se pueda usar las bandas inferiores a los 1300 MHz para su uso en redes de telefonía móvil de cuarta generación.

Aún así, el sector ha generado en Latinoamérica alrededor de 350 mil empleos directos y aporta a la economía alrededor de 39 mil millones de dólares; una actividad que se estima que, para 2020, crecerá hasta alcanzar los 350 mil millones de dólares, es decir, un 4,5% del PIB de la región.

Una foto muy interesante que, en mi opinión, vale la pena leer porque dibuja los cimientos sobre los que se van a desarrollar multitud de nuevos servicios y, quizás, nuevos operadores móviles virtuales.