Conatel, el ente de telecomunicaciones en Venezuela, bloquea los dominio de Bit.ly en su intento de censurar las páginas web dedicadas a publicar información sobre el llamado "dólar paralelo".

Para ningún venezolano es extraña la realidad de que en el país se viven dos realidades, por así decirlo, gracias a la inestable economía del mismo. En estos días hemos visto como se implementaba un control que, aunque en algunos casos podríamos llamar necesario, se ha generado un pequeño caos debido a esto. El gobierno de Venezuela además, se ha decidido a erradicar por completo, o al menos intentarlo, lo fácil que es encontrar el índice del mercado paralelo de divisas, mal llamado "mercado del dólar negro", "dólar paralelo", "lechugas verdes", "vestidos", "verduras" y pare de contar.

Al implementar un bloqueo descontrolado de dominios, han habido daños colateralesEs así como hace algunos días Conatel, ente nacional regulador de las telecomunicaciones, anunció el bloqueo de unas 100 páginas webs dedicadas a informar el valor del dólar paralelo, en su intento incesante de erradicar esta información y de una u otra forma detener el acelerado ascenso que ve el "valor" de esta moneda en el mercado no oficial.

Para ello, comenzaron a implementar bloqueos a nivel de proveedor de servicios de internet (o ISP, a partir de ahora), especialmente desde el propio del estado, hasta exigir a todos los demás la misma acción de, si se quiere, censura.

El problema está en que una medida de este tipo no puede ser tomada a la ligera. En países expertos en materia de censura en internet existen equipos de trabajo e investigadores dedicados exclusivamente a la materia, además de dispositivos y tecnología costosa que lo permite hacer de una forma controlada y sin daños colaterales, como el que hemos sufrido en Venezuela. Y es que gracias a la mala implementación de este bloqueo a páginas como "dolar today", ha sido bloqueado todo dominio perteneciente a Bit.ly, al menos de forma temporal.

Un ISP no es un vigilante ni policía

Realizar un bloqueo de este tipo es muy complicado. Si lo hacen mediante IPs, puede bloquear todo el servidor. En cambio, si lo hace mediante dominio, puede bloquearse todo enlace relacionado al mismo, como es el caso de lo que ha sucedido en Venezuela para los usuarios del ISP del estado: ABA de CANTV.

En cambio, una solución posible sería bloquear la URL específica que lleva a dicha web, el problema es que una web nueva o un dominio nuevo puede nacer de forma instantánea, por lo que se implementan medidas más extremas (las dos anteriormente mecionadas) que tendrán consecuencias secundarias, así no las hayan deseado. Ya sabemos que en Venezuela las decisiones a nivel de tecnología a veces se toman de forma radical, incluso proponiendo cosas tan peculiares (y con nada de sentido) como un "Twitter bolivariano".

Censurar una web no es parte de la solución, y realmente no cambia nadaPero más allá de esto podemos estar seguros de una cosa: un ISP no puede ser considerado vigilante de lo que las personas ven o no ven a través de la web. Si el ISP cumple bloqueando una URL, el usuario fácilmente puede cambiar su DNS y evitar este bloqueo (como explican en Bitelia). Claro, no todos saben lo que es un DNS ni mucho menos como se cambia, pero en conclusión lo que esto logra es una situación donde el ISP cumple medianamente lo que se le pide (así en teoría lo esté cumpliendo), pero el ente, en este caso Conatel, pudiera no considerar el resultado como el deseado y tomar medidas más drásticas, de esas que son mucho más lamentables.

Son muchas las cosas que afectan a la economías de un país, y en Venezuela es mucho más lo que afecta la subida o bajada del valor del dólar paralelo (si es que eso último existe), pero censurar páginas webs es intentar tapar el sol con el dedo. Una solución óptima se podría encontrar a través directamente de las finanzas del país, no haciendo cacería de usuarios de Twitter.

No hay dudas de que la situación económica en Venezuela está pasando por momentos difíciles, y que tanto el gobierno como las personas deben colaborar para mejorar, para lograr un cambio realmente beneficioso. Implementar "controles" sin sentido a través de los ISP nacionales no es parte de la solución, incluso cuando personalmente esas webs me parecen bastante hipócritas.