Según la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico, la biotecnología es la disciplina que utiliza organismos vivos o partes de los mismos para producir bienes o servicios. Con ese objetivo, científicos mexicanos han evaluado por primera vez el potencial de las zanahorias para ser factorías donde fabricar los fármacos del futuro.

Y es que estos investigadores del Centro de Biotecnología FEMSA del Tecnológico de Monterrey (México) han conseguido obtener diversos compuestos fenólicos a partir de zanahorias. Estas sustancias podrían ser usadas para tratar enfermedades neurodegenerativas, cardiovasculares o algunos tipos de cáncer.

Las zanahorias podrían, por tanto, ser auténticas fábricas de biotecnología para mejorar nuestra salud en el futuro. En la imagen de hoy vemos una fotografía de células de zanahoria al microscopio, donde se observa claramente que son incoloras. Y es que el color naranja tan característico de esta hortaliza se debe precisamente a la existencia de los cromoplastos, unas estructuras diminutas que se pueden ver en la imagen formando parte de las células. Es en ellos donde se almacenan los pigmentos carotenoides, responsables del verdadero color anaranjado de las zanahorias.

Sin duda alguna, el avance conseguido por los científicos mexicanos marca un importante precedente en el avance de la biotecnología vegetal orientada a la salud. ¿Utilizaremos en el futuro medicamentos producidos a partir de zanahorias? Este solo ha sido el primer paso para lograrlo.