El muy esperado Galaxy S4 de Samsung por fin fue presentado en un evento de Nueva York. Ha habido importantes cambios a nivel de hardware y, sobre todo, de software, con los que la compañía pretende diferenciarse de sus rivales. Éstas son sus características más destacadas.

Tras mucha especulación, expectación y filtraciones, Samsung por fin presentó su esperado Galaxy S4 en un histriónico evento en Nueva York. Había mucha curiosidad por conocer la apuesta de la compañía para competir en un mercado cada vez más saturado y donde la competencia es feroz. Es pronto para saber si el terminal se impondrá a sus competidores, pero sobre el papel la lista de características del Samsung Galaxy S4 es bastante impresionante (aunque es cierto que las filtraciones mitigaron en gran medida el factor sorpresa).

Uno de sus puntos fuertes es su pantalla de 5 pulgadas con resolución 1080p Super AMOLED HD, con una de las mayores densidades de píxeles del mercado (441 ppi). Claro que este tipo de pantallas consume mucha batería, así que, en este sentido, se agradece que la suya sea extraíble.

Por otro lado, hay que destacar que el Galaxy S4 es el primer teléfono con un procesador de 8 núcleos. Eso sí, en realidad no los utiliza (si fuese así, la duración de la batería sería mínima, independientemente de que se pueda extraer) y sólo recurre a 4 simultáneos. De todos modos, la configuración dependerá del mercado, ya que en otros habrá que 'conformarse' con el no menos sorprendente Snapdragon S4 Pro de Qualcomm (a 1,6 GHz).

La lista completa de características del Samsung Galaxy S4 es la siguiente:

  • Procesador Exynos 5 Octa de ocho núcleos a 1.6 GHz / Qualcom Snapdragon S4 Pro de cuatro núcleos a 1.9 GHz
  • Pantalla de 5 pulgadas con resolución 1080p Super AMOLED HD
  • 2GB de RAM
  • Android Jelly Bean 4.2.2
  • Batería de 2600mAh extraíble
  • Almacenamiento interno de 16, 32 o 64GB expandible mediante microSD
  • Cámara trasera de 13 megapíxeles / frontal de 2 Mpx
  • Smart Pause, Smart Scroll
  • Infrarojos y sensores de temperatura
  • Smarth Bluetooth 4.0

Pero lo curioso es que Samsung no se centró en el hardware en su presentación, sino en el software (y los números musicales). El mercado Android, como decíamos, está muy saturado y es complicado diferenciarse de la competencia con las especificaciones. Al final, todos tienen más o menos los mismos procesadores, la misma RAM y el mismo almacenamiento. Por lo tanto, la diferenciación se logra con el diseño, la calidad y el tamaño de pantalla (aunque en menor medida) y el software. Y aquí es donde ha invertido la firma coreana.

Así pues, por lo visto en el evento, parece que lo importante ya no es ser un teléfono Android, sino un teléfono Samsung. La compañía, como hace HTC -entre muchas otras, pero por citar algunas de las que más fuerza tienen-, incluye su propia capa sobre el sistema operativo, Touchwiz.

Características del Samsung Galaxy S4

Asimismo, el Galaxy S4 tiene varias funciones relativamente exclusivas (muchas también estarán disponibles en el S III) que se enmarcan en esta estrategia. Por el momento no hay ninguna que se pueda considerar realmente diferenciadora, aunque sí hay varias algo más innovadoras. No se puede decir que Smart Drive, la herramienta que pausa los vídeos cuando los ojos del usuario no se dirigen a la pantalla, sea algo básico, pero sí supone una avance tecnológico considerable.

El resto de aplicaciones no aporta nada que no hayamos visto, pero al menos sí que lo agrupa todo en un mismo dispositivo. Traductor en tiempo real (por el momento, en 9 idiomas), S Voice Drive (para dar instrucciones de voz mientras se conduce), cámara dual... Funciones útiles en cierta medida que hacen que el teléfono esté más preparado para las posibles necesidades del cliente desde el primer minuto, pero que tampoco son, por ahora, un motivo de peso para decantarse por este terminal por encima de cualquier otro.

De todos modos, tal vez la suma de todas las características del Samsung Galaxy S4 (tanto a nivel de hardware como de software) sí supone un avance interesante. No obstante, hasta que no lo podamos probar es difícil formar una opinión. Al final, la prueba más dura que se le puede hacer a un teléfono es usarlo durante varios días.