El domingo, 14 de abril de 2013, se llevaron a cabo nuevos comicios electorales en Venezuela para la elección del Presidente del país hasta el año 2019. En el día de las elecciones y posteriores, las redes sociales han significado una enorme importancia para mantener atento a los ciudadanos ante todo, incluso siendo utilizadas por los mismos candidatos y sus comandos de campaña.

Venezuela, mi país, está viviendo un momento difícil y de tensión en su historia. A la hora de escribir este artículo han pasado poco más de 24 horas desde la culminación del acto de votaciones en el país, para elegir al próximo Presidente de la República, sucesor de Hugo Chávez, quien falleció el pasado 5 de marzo luego de la lucha contra el cáncer.

"Momentos de tensión" debido a que los resultados de estos comicios, anunciados por el CNE, ente electoral del país, han sido cifras con una diferencia muy pequeña y el candidato que ha resultado en el segundo lugar de la contienda, no está seguro de estos resultados. Todos estos acontecimientos, han estado ante los ojos del mundo, gracias a un sin fin de tweets, publicaciones en muros, vídeos en YouTube, y por supuesto, una infinita cantidad de mensajes cadena por WhatsApp, iMessage, BlackBerry Messenger e incluso los tradicionales mensajes de texto. Y es que los venezolanos, somos fanáticos de las redes sociales, y su uso no ha sido más que increíble durante estas importantísimas elecciones de Venezuela 2013.

iOSApps

El uso de las plataformas sociales en el país es tan abundante, que el mismo fallecido Presidente Hugo Chávez tenía su popular cuenta en Twitter, llamada @chavezcandanga, siendo el "segundo presidente con más seguidores en la red social", sólo superado por Barack Obama, de Estados Unidos. También una enorme cantidad de Ministros y miembros de lo que fue su gabinete de confianza, cuenta con sus perfiles sociales.

"El uso de las redes sociales no es más que para estar en mayor contacto con el pueblo"

En el caso de la oposición al gobierno actual (sucesor de Chávez) no es diferente. El Gobernador de un estado y Candidato a la Presidencia, Henrique Capriles, también cuenta con su perfil en Twitter, @hcapriles, e incluso en Instagram. Y es que finalmente los políticos en el mundo, o al menos una gran cantidad de ellos, ha entendido que el uso de las redes sociales no es más que para transmitir un mensaje, un comunicado y estar en mayor contacto con el pueblo.

Pero más allá de esto, y refiriéndome a los comicios electorales del 14 de abril en Venezuela, las redes sociales han servido para que no sólo todo el país, sino el mundo, se entere de primera mano de los acontecimientos nacionales, bien sean comunicados pacíficos de invitación a votar durante las horas que estuvieron abiertos los centros electorales, o lamentablemente, para mostrar fotos de casos de violencia, como los que se han estado viviendo en todo país durante el día lunes 15 de abril.

Lo que no ves en la tele, lo ves en Twitter

En este momento Venezuela está, quizás, más dividida que nunca, aunque me duela mucho decirlo. Y sea como sea, estés con la tendencia que estés, debemos reconocer algo juntos. Hoy, ha habido violencia en las calles, y nos hemos enterado de todo gracias a las redes sociales.

Twitter, Facebook y YouTube, han sido de vital importancia para que al momento sepamos lo que sucede en el país. Solamente en la red social del pájaro azul nos podemos percatar de una abundante presencia de fotos que denuncian la situación del país. Los llamados "medios tradicionales" estarían haciendo mucho caso omiso al respecto (con sus respetables excepciones), pero a ciencia cierta, todo lo que no hemos visto en la tele, lo vemos en Twitter.

Mientras venezolanos, ciudadanos comunes, exigen y protestan pacíficamente (con banderas tricolor y consignas apoyando lo que creen), se han visto amedrentados por parte de funcionarios. Esto es una realidad, como lo demuestra el vídeo anterior donde quienes lo han publicado aseguran que sucedió en las instancias a un centro electoral de una región de Venezuela (Estado Lara) y todo comenzó porque los ciudadanos querían entrar a consultar las actas de resultados en este sitio. El vídeo no muestra ninguna escena de violencia cruda, pero sí agentes militares arrojando gas lacrimógeno a los protestantes.

En las redes sociales han circulado muchas fotos de ciudadanos que han sido agredidos en protestas, y de vehículos militares que abundan en las calles como medida preventiva a cualquier movimiento de violencia civil, o saqueos. ¿Acaso algunos canales han sido censurados? Sea como sea, nos enteramos primero de todo al instante en las redes sociales, gracias al innegable poder de esta herramienta.

Pero esto, en mi opinión, puede tener un efecto contraproducente. Creer todo lo que vemos en internet es algo muy descuidado e irresponsable de hacer. Debemos ser prudentes y verificar cualquier foto, cualquier dato que aparezca en las redes sociales con respecto a la situación tan delicada que vive el país. Las redes sociales pueden ser una gran herramienta de comunicación e información instantánea, pero también un medio para promover la violencia, y dudo de corazón que algún venezolano quiera esto. Sin embargo, cualquier dato verdadero, es una ventaja que esté inmediatamente plantado como evidencia ante los ojos del mundo.

"La voz de la gente se manifiesta a través de la red como en ningún otro sitio".

No es primera vez que Twitter y Facebook crean un enorme impacto durante unos comicios electorales. Ya lo vimos el año pasado en México e incluso vimos a gobiernos molestos por ofensas que recibían sus mandatarios por este medio, como en Bolívia, por lo que nos queda claro que la voz de la gente se manifiesta a través de la red como en ningún otro sitio, algo que logra que se realicen acciones tan tontas y sin sentido como dejar sin internet a la mayoría de un país porque "hackearon" la cuenta en Twitter del Presidente. Sí, pasó en Venezuela, el día de las elecciones.

Como comentario personal, en Venezuela debemos estar muy atentos los próximos días, de todo lo que acontece en el país en el ámbito político, pero sobre todo, que reine la paz. Se me hace horrible la idea de un país donde unos agredan a otros.