Instagram ha evolucionado mucho en el último año, es decir, desde que fue adquirido por Facebook. Con el foco puesto hacia la experiencia desde el navegador de escritorio, Instagram ha optado por parecerse algo más a Facebook ofreciendo a los usuarios la posibilidad de etiquetar a otros usuarios en las fotos e inaugurar una nueva sección similar al "Fotos en las que sales" de la red de Mark Zuckerberg.

¡No te pierdas nuestro contenido!

2 de mayo de 2013, 19:55
Más de: FACEBOOK, INSTAGRAM

La adquisición de Instagram por parte de Facebook fue uno de los movimientos empresariales más sonados del año pasado, una operación millonaria en la que Mark Zuckerberg se hizo con uno de los servicios más populares entre los usuarios de dispositivos móviles (recordemos la espectacular recepción del servicio en Android). Lógicamente, la entrada de Facebook en Instagram ha marcado la evolución del servicio en el último año y lo ha acercado mucho hacia "la web tradicional" con los perfiles o el visor de fotos y, dentro de esta evolución hacia la web y las bases sobre las que se asienta Facebook, Instagram acaba de anunciar una nueva funcionalidad: la posibilidad de etiquetar a otros usuarios en nuestras fotos.

Esta nueva funcionalidad está ya disponible en las nuevas versiones de Instagram que podemos descargar desde la App Store para iOS y desde Google Play para dispositivos Android (aunque aún me sigue saliendo la versión 3.4.5 en vez de la nueva 3.5) y con ellas podremos completar la información que capturamos con las fotos que subimos y compartimos a Instagram. Como bien comenta Instagram en su blog presentando esta funcionalidad, hasta ahora podíamos mostrar qué hacíamos gracias a las fotos y ofrecer el contexto con los hashtags o la geolocalización pero indicar quiénes nos acompañan no era una tarea fácil.

A partir de ahora, cuando subamos una foto podremos etiquetar a otros usuarios en Instagram, eso sí, existe una diferencia con Facebook ya que solamente nosotros, como propietarios de las fotos, podremos etiquetar a otros usuarios. Esta nueva funcionalidad trae consigo una nueva sección a Instagram que, al igual que ocurre en Facebook, nos brindará la posibilidad de ver las fotos en las que salimos (de hecho se llamará "Fotos en las que sales") y cuando alguien nos etiquete recibiremos una notificación para que aprobemos dicha etiqueta. Si no la aprobamos o la dejamos eternamente en espera, la imagen no saldrá en la sección "Fotos en las que sales".

De hecho, para preparar el terreno y que los usuarios puedan controlar un poco las fotos que se van mostrar, tendremos hasta el 16 de mayo para probar esta funcionalidad y etiquetar gente o validar las etiquetas antes que la sección "Fotos en las que sales" sea accesible para todo el mundo.

Instagram - etiquetar a otros usuarios en instagram

Con este cambio, sin duda alguna, Instagram se acerca mucho más a Facebook donde el etiquetado de fotos es práctica habitual y se ha convertido en una de las funcionalidades estrella vinculadas al hecho de subir y compartir fotografías a través del servicio. Dicho de otra forma, Instagram se está haciendo mucho más social y, como nos ha mostrado en estos meses, se está haciendo "mucho más web".

Particularmente, la idea de poder etiquetar a otros usuarios en Instagram me parece interesante porque, cuando se hacía una mención a otra persona, teníamos que recurrir a la inclusión de su nombre de usuario en el título de la imagen pero, aún así, con este cambio que se comienza a diluir un poco la propia filosofía de Instagram y hace que sea mucho más Facebook, en una convergencia que realmente no era necesaria.

Si echamos la vista atrás, en este último año, Instagram ha cambiado mucho y, además de su llegada a Android o su compra por parte de Facebook, la evolución que ha seguido la ha alejado un poco de su propio origen: un cliente web para ganar más visitas y no depender exclusivamente de los accesos desde los clientes móviles (y de paso barrer a los clientes alternativos que habían crecido al abrigo del API del servicio), el revuelo con el cambio de las condiciones de uso (que al final quedó en nada pero supuso un importante punto de inflexión para una buena parte de los usuarios), el divorcio con Twitter o los perfiles públicos pequeños cambios funcionales y de filosofía que parecen llevar el servicio hacia la experiencia y dinámica de Facebook y, quizás con el tiempo, hacia el desembarco de la publicidad en el servicio (algo de lo más lógico porque, por ahora, sigue sin monetizarse).