¡No te pierdas nuestro contenido!

Debido a la sospecha de que los participantes en los disturbios de Londres están empleando BlackBerry Messenger para coordinar las revueltas, la policía británica ha solicitado a Research In Motion (RIM) que entregue información privada. La empresa canadiense ha aceptado que colaborará con dichas labores. Por supuesto, esta declaración no hay caído muy bien, por lo que el blog Inside BlackBerry de RIM ha sido hackeado, dejándoles el siguiente mensaje:

Ustedes NO asistirán la policía de Reino Unido porque si lo hacen, miembros inocentes del público, quienes estuvieron en el sitio incorrecto en el momento equivocado y posean una BlackBerry serían acusados sin ninguna razón. La Policía está buscando arrestar a tantas personas como sea posible para salvarse de la vergüenza... Si asisten a la policía al darles registros de conversaciones, localizaciones de GPS, información de clientes y acceso al BlackBerry Messenger [de terceros], lo lamentarán.

En el resto del mensaje, el grupo que perpetró el ataque a RIM señala que tiene acceso a las bases de datos con información de empleados --direcciones postales, nombres, números telefónicos, correo electrónicos--. Los hackers afirman que, en caso de que RIM ayude a la policía, harán públicos estos datos y los pasarán a los responsables de las revueltas. Al final, señalan que no están a favor de los inocentes que han sido atacados en los disturbios ni condonan los saqueos a pequeños negocios, pero que apoyan los enfrentamientos contra la policía y el gobierno.

Lo que es muy cierto es que RIM ha recibido mucho asedio por la hipótesis de que los revoltosos utilizan el BBM para coordinarse. La correlación se ha hecho porque los mensajes por esta vía son gratuitos y privados, y que 37% de los jóvenes entre 16 y 24 años en Reino Unido poseen un móvil de esta marca. La pregunta es: ¿debe RIM cooperar con la policía británica para dar información privada de sus clientes? ¿Cuál es la distancia entre ceder a esta presión gubernamental y, por ejemplo, el bloqueo que los proveedores de Internet hicieron en Egipto durante las revueltas? ¿Cómo saber, a la velocidad de los hechos, si se está haciendo lo correcto?

Nuevamente, las empresas están en la encrucijada entre proteger el derecho de sus clientes a la privacidad o ceder a los intereses del gobierno. RIM ha optado por lo segundo. Habrá quien diga que los disturbios son crímenes, y como tales, deben ser perseguidos por todos los métodos. Sí, pero hay una diferencia crucial entre una investigación formal y una cacería de brujas, entre la solicitud de un juez para avanzar en un caso y el arresto infundado bajo sospecha. Es el eterno debate sobre si preferimos la seguridad sobre la libertad.

Hay muchos matices en cada caso. En el de los disturbios en Londres, nos encontramos ante un caso en el que aún no sabemos cuáles son las causas exactas de los motines. Podría tratarse, como señalan algunos, de una protesta violenta y desmedida --cuyo origen es la muerte de Mark Duggan por parte de un policía inglés-- que se ha salido de control. Sin embargo, sería ingenuo pensar que tres días de revueltas que han provocado el cese vacacional del Primer Ministro y la movilización de 16 mil efectivos de la policía no nos hable de cierta descomposición en el tejido social.