¡No te pierdas nuestro contenido!

Aunque estamos muy entusiasmados por ver funcionando los Google Glasses, la verdad es que es más por curiosidad que por su practicidad, al menos por ahora. Este video de Tom Scott se transforma en una parodia de lo que serían las gafas si siguieramos la línea que Google tiene para otros de sus productos.

En el video se puede ver como la empresa lucraría con la vida del usuario obstaculizándole la visión con publicidades y ofertas, malinterpretando comandos de voz e incluso compartiendo información con las autoridades locales. Todo esto mientras el usuario pelea por mantenerse de pié sobreviviendo a tanta interferencia. Mientras las gafas parecen la introducción definitiva a la realidad aumentada, en las situaciones planteadas por el autor se tratará más de una disminución de los sentidos.